Contratistas y proveedores de clase mundial para la minería

Carlos Urenda Gerente general del Consejo Minero
Carlos Urenda
Gerente general del Consejo Minero

La industria minera chilena enfrenta actualmente diversos desafíos que afectan su competitividad, y que es necesario abordar para poder concretar las inversiones en carpeta para los próximos años y para que nuestro país mantenga su posición líder como productor de cobre a nivel mundial. Estos desafíos tienen que ver con el costo y la disponibilidad de capital humano, energía y recursos hídricos, entre otros.
En el sector, estamos empeñados en encarar estos retos, considerando que durante las próximas décadas habrá un fuerte aumento en la demanda de cobre, impulsado principalmente por las economías asiáticas. Esto significa que, para satisfacer esta demanda, debemos aumentar nuestra productividad y competitividad. Una manera de contribuir a este objetivo es a través del desarrollo de contratistas y proveedores para la minería que sean capaces de crear soluciones y posean estándares de productividad superiores.
Las compañías mineras están impulsando el crecimiento de proveedores de alto potencial a través de proyectos de innovación y de creación de capacidades, que presten servicios diversos, intensivos en tecnología y conocimiento, complementarios a los servicios que se reciben de parte de grandes contratistas de la construcción, que también han experimentado un fuerte desarrollo. De este modo, además de contribuir a cerrar la brecha productiva, se promueven las capacidades productivas locales, y se fortalece una industria de tecnologías y servicios mineros para el mundo, que puede jugar un rol fundamental en el desarrollo del país.
Con estas iniciativas, la Gran Minería busca consolidar un modelo de crecimiento sustentable, más allá del período de explotación de los actuales yacimientos. Esto requiere la participación activa de proveedores y de contratistas de la construcción, que, en colaboración con las empresas mineras, aborden algunos de los aspectos críticos que enfrentan las operaciones y proyectos de inversión, y provean soluciones eficientes e innovadoras, en una dinámica de mejora permanente de la productividad. Todo esto, sin olvidar los altos estándares de seguridad y de respeto por el medio ambiente que son fundamentales en la gran minería.
El desarrollo tanto de contratistas como de proveedores para la minería ha probado ser un eficaz mecanismo para extender el dinamismo de esta industria a otros sectores de la economía chilena. A su vez, éstos tienen un rol esencial, no sólo para las compañías mineras, sino para todo el país.
No cabe duda que las empresas de la construcción tendrán un papel fundamental en los próximos años, teniendo en cuenta el importante número de proyectos que la minería planea desarrollar, por lo que están llamadas a participar de estos desafíos y hacer su aporte al desarrollo de Chile.

Autor entrada: Admin_CMinera