Tránsito: Primera causa de muerte en riesgos del trabajo

Jorge Schwerter Hofmann  Gerente General Excon Construcción
Jorge Schwerter Hofmann
Gerente General Excon Construcción
Cristian Moraga Torres Gerente general Mutual de Seguridad CChC
Cristian Moraga Torres
Gerente general Mutual de Seguridad CChC

Tal como lo mencionamos en el artículo anterior, la seguridad de una empresa o una faena va mucho más allá de la tasa de accidentes y, lamentablemente, existen muchos ejemplos de empresas que por años tienen un bajo nivel de accidentes, o incluso periodos sin ellos, pero cuando ocurre un siniestro puede incluso tener resultados muy graves.

De acuerdo al Informe Anual de Estadísticas de Seguridad Social de la respectiva Superintendencia, el año 2015 se produjeron 414 Accidentes Con Resultado de Muerte. Para el mismo año, entre los trabajadores cubiertos por la Mutual de Seguridad CChC, los accidentes de tránsito (trabajo) y los de trayecto representaron casi el 70% de la mortalidad. Es así, como la principal causa de Accidentes con Resultado de Muerte son aquellos que ocurren en trabajo en situaciones de “tránsito” o en el “trayecto” entre el lugar de trabajo y domicilio. A nivel país, en términos generales más allá del ámbito del trabajo, el año 2015 murieron más de 1.600 personas producto de accidentes de tránsito, cifra que aumenta considerablemente si se toman los 30 días posteriores al accidente al incluir aquellos heridos graves que también fallecieron. Una tragedia que probablemente, por ocurrir diariamente, ha perdido visibilidad.

Técnicamente, existen dos grupos de accidentes. Por un lado están los accidentes de trayecto, que son aquellos que ocurren en el desplazamiento entre el lugar de trabajo y domicilio, y viceversa. Por otro lado, están los accidentes de tránsito propiamente tal que ocurren en el trabajo, por ejemplo; conductores, personas que deben moverse por la ciudad para realizar su trabajo, y muchas otras. Pero para las personas y las familias, el resultado es el mismo, una tragedia.

Por años, se ha instalado la creencia o paradigma que los accidentes de trayecto no se pueden prevenir, ya que ocurren en el exterior de la empresa, y por estar “afuera” de ella, no se encuentran bajo el espacio de control de la empresa. Más allá de los fundamentos o vigencia que pueda tener esta posición, creemos que la única forma de disminuir lo que hoy representa la principal causa de muerte en el trabajo, es desafiarnos a pensar de manera distinta. Asumir que sí podemos hacer algo desde cada empresa para disminuir este tipo de accidentes, y generar un cambio cultural en nuestro país. Finalmente estamos hablando de una actividad en lo que todos estamos expuestos, ya sea como conductores, pasajeros o peatones.

Son muchas las razones por las que se producen cada vez más accidentes graves de este tipo; el continuo crecimiento del parque automotriz, y del uso de los vehículos en el entorno laboral, la expansión urbana junto con el traslado de los centros de trabajo que aumenta las distancias a recorrer, el aumento en el uso de las motos y bicicletas, etc.

En construcción aparecen otros factores. Por ejemplo el lugar de trabajo varía de obra en obra, lo que hace que los trabajadores cada cierto tiempo deban variar las rutas. Incluso en una misma obra, muchas veces cambian los accesos, lo que también puede generar nuevos riesgos en el tránsito de ida o llegada al lugar de trabajo.

Hoy es posible encontrar ejemplos y recomendaciones, de cómo podemos desde la empresa aportar a la prevención de este tipo de accidentes. Debemos considerar ámbitos de trabajo con:

- Los vehículos.
– La ruta.
– La gestión del trabajo.
– Las personas.

Para prevenir accidentes, resulta clave que el vehículo esté en perfectas condiciones. Para ello, debemos tener la certeza que los vehículos que utiliza la empresa están al día en todas sus mantenciones preventivas, y cuando aparece alguna señal de falla reaccionar rápidamente en su reparación.

De la misma manera, desde cada una de nuestras empresas podemos entregar recomendaciones a nuestros trabajadores que se movilizan en sus vehículos, para que también los tengan en óptimas condiciones.

Respecto de las rutas, hoy es posible conocer las rutas habituales y los recorridos más seguros.

En cuanto a la gestión del trabajo, es muy importante respetar los turnos de trabajo, tiempos de descanso, carga de trabajo que puede generar fatiga, así como si alguien teniendo que conducir no se siente en condiciones, lo advierta oportunamente, etc.

En cuanto a las personas, debemos separar los grupos; conductores de vehículos, motos, bicicletas, y peatones. Según sea el caso, se pueden generar recomendaciones para cada grupo, pero todas ellas corresponden a buenas prácticas en la conducción así como ser siempre prudente, estando atento a las condiciones de la ruta y de su entorno. Por ejemplo para los conductores, cuáles son los tramos más complejos, uso de implementos de seguridad (el uso del cinturón para todos los pasajeros), recomendaciones sobre situaciones de peligro más comunes en el transporte público, etc. Por lo demás, estas recomendaciones son válidas para cada uno de nosotros y nuestras familias, siempre.

Un elemento que ha aparecido con mucha frecuencia, como elemento distractivo, es uso de teléfonos durante el tránsito. Desde luego que marcar números o escribir textos mientras se conduce es una situación de alto riesgo y que, lamentablemente, vemos a diario. También generan accidentes los peatones o ciclistas que mientras se movilizan están más preocupados del teléfono. Si se piensa que a una velocidad de 60 km/h  normal en el tránsito por la ciudad, la distracción de 1 segundo, significa que el vehículo avanza 17 metros sin la atención de su chofer. Mirar un mensaje por dos segundos, es avanzar un tercio de la cuadra sin control. Esto mismo en carretera a 100 km/h, es una desatención de 28 metros por cada segundo que miramos el teléfono.

Sin duda que podemos y debemos mejorar la prevención de este tipo de accidentes. Para esto contar con un plan específico es el punto de partida a ese cambio cultural que aspiramos. Y las empresas podemos aun trabajar mucho en estos puntos, con toda nuestra gente.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders