Tendencias en grúas: Izajes extremos

Gentileza Manitowoc
Gentileza Manitowoc

Tanto para proyectos de construcción como para montajes y mantenciones, se pueden implementar los distintos tipos de grúas en la industria minera.

Estos equipos deben cumplir con la calidad exigida por mandantes y contratistas, además de tener la capacidad para operar en lugares remotos.

En los últimos años se han sumado nuevas mejoras tecnológicas a favor del montaje, la seguridad y de la operación.

Fabiola García S.
Periodista Construcción Minera & Energía

La minería requiere maquinaria todo terreno y las grúas no son la excepción. Ya sean de fácil transporte y montaje, aptas para instalarse en espacios estrechos, resistentes a ambientes hostiles, con menores gastos de mantención y consumo energético, de mejor rendimiento y amplia capacidad de carga, han ido de mejora en mejora para cumplir con los requisitos de operar en la industria. A continuación un repaso de algunas grúas para trabajos en minería. Izajes extremos.

Grúas estructurales y telescópicas
CM20-Tecnologia-1
Desde Manitowoc destacan la tecnología VPC (Variable Position Counterweight), que se encontraría en los modelos más nuevos del fabricante MLC300 y MLC650, como también en la grúa de 2.300 toneladas de capacidad, Manitowoc 31000, todas ellas estructurales. Por medio de este sistema tendría la capacidad de colocar automáticamente el contrapeso de acuerdo a una elevación de carga requerida. Al moverse en sentido lateral a lo largo de la plataforma giratoria de la grúa, el VPC cambia de posición basado en los cambios ocurridos en el ángulo de la pluma de la grúa. Su posición precisa sería determinada por la carga, el largo de la pluma y plumín, junto con el radio de la carga. Su diseño ofrecería una preparación del suelo reducida, una presión ejercida sobre el suelo más baja y una menor cantidad de contrapeso requerida total.

Debido a que el VPC permitiría hacer elevaciones de cargas más grandes al extender el contrapeso hacia fuera del centro de gravedad de la grúa, se necesitaría una menor cantidad de contrapeso en su totalidad. Esto significa que se necesitarían menos camiones para armar y desarmar las grúas en la obra, mientras que la preparación también sería más rápida.

Una ventaja adicional para los usuarios es que la MLC650 y la MLC300 serían las primeras grúas de oruga de Manitowoc en estar provistas del sistema de control de grúa (CCS) intuitivo y ergonómico. Este sistema de control se distinguiría por su confiabilidad y facilidad de mantenimiento.

Por otro lado, la grúa telescópica Grove GMK5250L sería la más grande de las tres todo terreno de cinco ejes nuevas que Manitowoc lanzó en 2015. Esta maquinaria incluiría las innovaciones turboembrague VIAB y retardador. El módulo VIAB impediría que el fluido se sobrecaliente y que el embrague se queme. Asimismo, entregaría un arranque y frenado libres de desgaste, maniobrabilidad y consumo más eficiente de combustible (se estima que su consumo sería hasta 30% más bajo su versión anterior).

Esta grúa destaca además por su capacidad de moverse al interior de la mina con todo su contrapeso. Esto significa que la grúa no necesita un camión de contrapeso detrás para alcanzar su capacidad máxima. “Este modelo es una clase 250 t real para la minería. Hay muchas restricciones para los vehículos dentro de la mina, así que la GMK5250L facilita enormemente el trabajo”, explica su promotor.

Una nueva oferta de grúas torre
CM20-Tecnologia-2
“Hace siete años que empezamos a ofrecer grúas torre en la industria minera. Históricamente las compañías mineras no utilizaban grúas torre, pero sí grúas puente, no obstante, ello, hoy tenemos una importante participación en el mercado. Hemos desarrollado algunos de los mayores proyectos en Chile y Perú, siendo la grúa torre cada vez más utilizada en estos proyectos dada las relevantes ventajas comparativas que presenta la grúa torre frente a los puentes grúas”, sostiene Sergio Navarrete, gerente comercial de la División Grúas Torres de Liebherr Chile SpA.

La ubicación remota de los sitios no es un problema para los equipos Liebherr. “Hemos instalado grúas en las distintas y variadas condiciones y escenarios. Antapaccay en Perú o Sierra Gorda en Chile trabajan a 3.000 metros sobre el nivel del mar con duras condiciones, clima caluroso durante el día y muy fríos por la noche. En condiciones de mucho polvo y fuertes vientos, incluso hemos sufrido terremotos sin mayores inconvenientes en nuestros equipos”, explica el gerente comercial de la división, considerando que las últimas grúas Liebherr Litronic tienen aire acondicionado en el gabinete eléctrico que mantiene la temperatura durante la noche. En ocasiones la empresa también puede suministrar piezas con protección de salinidad si las minas tienen un alto nivel freático o utilizan agua de mar.

El primer proyecto minero en el que el Grupo Liebherr suministró grúas torre fue en minera Los Pelambres, ubicada en la región de Coquimbo en el norte de Chile, donde una grúa 550 EC-H 20 Litronic, con una capacidad de 3,5 ton a los 81,5 m de alcance fue instalada para realizar el mantenimiento de las celdas de flotación de la mina de cobre a cielo abierto. Adicionalmente, dicha grúa fue utilizada en la etapa de proyecto para su construcción propiamente tal, lo que habría contribuido a importantes ahorros en arriendos de maquinaria y mano de obra, informa la empresa.

Tecnología en grúas hidráulicas
CM20-Tecnologia-3
Por su parte, Burger –empresa que entrega servicios de grúa y transportes especiales–, opera principalmente con grúas hidráulicas Liebherr. Orlando López, administrador de contratos en Grúas Burger, explica que se presentan dos tecnologías actualmente en esta maquinaria. La primera tiene que ver con la operación inalámbrica de la carga fuera de la cabina y la segunda, con el trabajo en espacios reducidos.
En concreto, las grúas vienen ahora con un sistema Bluetooth que permite manipular el equipo estando casi al lado de la carga, de modo que hay mayor certeza en el operador directamente con lo que va a izar. Si bien lo ideal es estar en la cabina por un tema de seguridad, se tiene esta facilidad para operar directamente con los mismos comandos que hay en la cabina.
Respecto de  los espacios reducidos, explica López, antiguamente los equipos con sus estabilizadores se extendían una distancia de ocho metros aproximadamente, ahora se da la particularidad de poder estar a cinco o seis metros con un sistema que se llama VarioBase. Con esta mejora además se puede ingresar a lugares de menor tamaño.

En cuanto a los requerimientos del mandate minero, López cuenta que les exigen estándares de calidad, la implementación de la grúa, sistemas de sonido, alarmas de retroceso y balizas estroboscópicas. En algunos casos, los equipos vienen con un sistema de seguridad contra las líneas eléctricas, entonces cuando se acercan a esta emiten un sonido que permitiría aumentar la distancia de seguridad, comenta.

En tanto, en la industria minera generalmente se hacen mantenciones de tolva, mantenciones de pala, mantenciones programadas. Algunos montajes, cambios de posición de calderas, molinos, etcétera.

Por su parte, las constructoras muchas veces les exigen un tema de capacidad. “No es lo mismo levantar diez toneladas a dos metros que diez toneladas a 86 metros”, indica y añade que va disminuyendo el peso que se puede levantar a medida que se extiende el brazo.

La maquinaria tiene que pasar por una serie de ordenamientos internos, entre los cuales está comprobar que cada equipo cumpla algún procedimiento de postura, de nivelaciones y de compactaciones de suelo. Según López, se evalúa, se hacen planes rigging y estudios de ingeniería, para poder determinar que la maniobra es segura.

“Generalmente nosotros en los trabajos consideramos altura, radio de trabajo y peso de izaje para hacer el análisis y poder hacer la maniobra”, dice López. “Tenemos equipos entre 25 toneladas y 600 toneladas, eso quiere decir que podemos levantar 100 toneladas a 100 m de altura”, grafica.

Grúas torre con diseño Flat-Top™
CM20-Tecnologia-4
El grupo Linden Comansa con sede central en España, cuenta con dos centros productivos en España y China, así como un centro de distribución propio en Estados Unidos. Desde la empresa comentan que en cada región del mundo, los proyectos de minería cuentan con características diferentes por lo que también varía el tipo y modelo de grúa necesario. En Chile, Linden Comansa cuenta con el apoyo de Altumaq S.A.,  empresa especializada en la venta y arriendo de grúas torre para la construcción.
Para el Proyecto Antucoya, de la minera Antofagasta Minerals, Altumaq se adjudicó la instalación de una grúa de seis toneladas de carga máxima a través de la empresa de Montajes Industriales Vial y Vives – DSD. En una zona con condiciones de trabajo muy duras, con altas temperaturas y corrosión, se instaló una grúa Linden Comansa 11LC132 6t, con 60 metros de pluma, cuya función en la obra fue la de ayudar en la construcción de la planta de Chancado.

En tanto, el fabricante de grúas torre Comansa CM, parte del grupo Linden Comansa, anunció recientemente el lanzamiento de una nueva serie de grúas torre Flat-Top™. Se trataría de cuatro nuevos modelos con capacidad de carga máxima de 10 y 12 toneladas ya se encuentran a disposición del mercado, y otros dos modelos lo estarán muy pronto, antes del final de año.

Las nuevas grúas de la fábrica de Hangzhou son los modelos 16CM185 10 t, 16CM185 12 t, 16CM220 10t y 16CM220 12 t, todas ellas con alcance máximo de pluma de 65 metros. Las grúas 16CM260 10 t y 16CM260 12 t estarán disponibles muy pronto, y tendrán un alcance máximo de 70 metros. Todas las grúas de la Serie CM1600 cuentan con diseño Flat-Top™, mecanismos con control de variación de frecuencia, diferentes opciones de velocidad de elevación y el sistema PowerLift.

Según informa Altumaq, el diseño Flat-Top™ permite construir grúas que funcionen sin tirantes que vayan desde la cúspide a la pluma, asegurando una óptima transmisión de fuerzas. La normativa exige que, cuando en una misma obra haya una gran concentración de grúas, estas deben ser montadas con una determinada diferencia de altura, que se calcula entre la parte superior de la grúa más baja y la parte inferior de la pluma de la siguiente grúa. Como no tienen tirantes, las grúas pueden ser montadas a menor altura, respetando igualmente la distancia exigida por la normativa. De este modo se ahorraría en tiempo de montaje, en equipos accesorios de montaje y en material, ya que serían necesarios menos tramos de torre.

Artículos relacionados:
- Revista BiT Nº 100, enero 2015. Grúas torre, automontantes y telescópicas: tendencias en lo alto; pp. 44-48.
– Revista Construcción Minera Nº 4, enero 2014. Grúas en la minería: potentes, compactas y seguras; pp. 22-26.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders