Tendencias en construcción modular: Productividad y comodidad

Tecnología P

Gentileza Correa 3

Los sistemas modulares se han presentado como la solución favorita de las compañías mineras a la hora de montar campamentos, oficinas, casinos y otras instalaciones.

Esta alternativa ha apuntado a sistemas que simplifican las conexiones, mejoran la aislación y la eficiencia energética y, sobre todo, favorecen la habitabilidad.

El objetivo es dar calidad de vida a quienes necesitan, por su trabajo, permanecer por varios días en este tipo de ambientes extremos.

Fabiola García S.
Periodista Construcción Minera

Más que una tendencia, hace mucho tiempo que la construcción modular ya es una realidad en las faenas mineras. Oficinas, campamentos y casinos modulares se establecieron en la industria como la mejor solución constructiva desde los años 80. Es que el mandante minero tiene sus exigencias y esta alternativa responde a ello gracias a su ejecución en un plazo mínimo, con poca mano de obra, en condiciones de acceso difícil y con altos estándares de seguridad.

De acuerdo con David Campusano, miembro de la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales, AICE, se les llama construcciones modulares a las que se edifican en base a volúmenes o módulos que llegan listos a la obra para ser habitados o utilizados, siendo necesario solamente conectarlos a las bases y a los servicios de electricidad, aguas y otros. “El beneficio en cuanto a rapidez de habilitación en obra es evidente, ya que los módulos llegan listos, con puertas y ventanas, artefactos, revestimientos e instalaciones”, indica Campusano.

Según el experto, por las limitaciones en el peso de los módulos, se usan preferentemente materiales livianos, generalmente un esqueleto de perfiles de acero doblados en frío revestidos de placas de madera contrachapada o prensada con aislación interior, y revestimientos exteriores de acero galvanizado, morteros especiales o pinturas elastómericas. Por otra parte, los módulos permiten llevar un orden tanto en los costos, como en los materiales, los pasivos, los tiempos de construcción entre otros. “Las mineras buscan tener un control de costos y con las soluciones modulares logran que no se les escape el presupuesto”, indica Cristián Ossa gerente comercial de Tecno Fast. El experto agrega que el 99% la demanda sigue siendo los campamentos y edificios auxiliares (oficinas, comedores, casas de cambio, recreacionales, etcétera).

Sin embargo, la habitabilidad en este tipo de construcciones ha sido uno de los grandes cuestionamientos en el sector, de modo que parte de las mejoras que se están ejecutando se enfocan fuertemente en este punto. Para algunos el concepto de “campamento minero” quiere dejarse atrás a cambio de un “hotel”. Así, en el sector se está apuntando no solo a la productividad y a la tecnología en la construcción modular, sino que al mismo tiempo al confort.

Comodidad

Desde Correa 3, empresa de arquitectura e ingeniería especializada en este tipo de proyectos, explican que un campamento minero podría asemejarse a un hotel, pero deben considerarse ciertos factores para asegurar la comodidad de sus ocupantes y un buen estándar de habitabilidad. Entre los conceptos clave de un adecuado diseño de alojamiento minero está:

– Cantidad de trabajadores: directos e indirectos.
– Cantidad de camas y tipos de dormitorios, con baños privados y/o compartidos, diseño de interiorismo y mobiliario adecuado.
– Condiciones ambientales: consideraciones de altura, puna, humedad, lluvias, nieve, vientos, orientación, etc.
– Calidad del sueño: manejar el silencio y la luz. unos usuarios duermen de noche y otros de día. Consideraciones en el diseño acústico y dB, niveles de lux, entre otros.
– Estado sicológico: evitar el aislamiento, ostracismo. Mitigar la Sensación de aislamiento, la nostalgia, angustias, etc. Diseñando espacios alegres que motiven el encuentro y la recreación de sus ocupantes.
– Logística: funcionamiento de cocina, comedor y servicios.
– Transporte: movilización de personal, cambios de turno y desplazamientos diarios.
– Construcción: edificio contratistas de uso temporal versus un edificio permanente. El edificio en su montaje: mínimo de mano de obra posible en terreno.
– Amigable con el medio ambiente: eficiencia energética y minería sustentable.

“Prácticamente todos los asentamientos mineros en Chile se caracterizan por estar ubicados en zonas remotas, con alturas extremas y climas adversos, lo que nos lleva a tener una especial preocupación por las condiciones de infraestructura y habitabilidad de sus trabajadores en la faena”, indican en Correa 3. De este modo, se requiere de una arquitectura e ingeniería adecuada  para dar calidad de vida a quienes necesitan por su trabajo permanecer por varios días en estos ambientes extremos.

En este sentido, sus dormitorios deben ser especiales, para así lograr un buen sueño y cumplir con las ocho horas necesarias para reponerse y acomodarse a los turnos de la empresa. Además de contar con pequeños sectores de encuentro para dos o tres trabajadores, lugares recreativos no tan pequeños, y de gran tamaño como comedores y zonas deportivas.

Para Cristián Carvajal, gerente comercial de Arrigoni, cada vez más empresas mineras han ido subiendo los estándares de confort de las instalaciones de los trabajadores con más metros cuadrados por persona en las habitaciones, casas de cambio y comedores. “Creemos que no será raro en algunos años más tender a habitaciones individuales para los trabajadores”, comenta. Mientras que los recintos climatizados, TV cable y Wi-Fi son normales hoy día, dice Carvajal y añade también que ha aumentado la importancia de recintos como: salas de cambio, gimnasios y salas de recreación en beneficio de los trabajadores en zonas extremas.

Innovaciones

Desde Sagemar, Gonzalo Matamala, gerente general y Borja Fernández, ejecutivo de ventas, comentan que las estructuras tratan de hacer sentir a los trabajadores en un microclima dentro de la mina. Los módulos poseen iluminación natural gracias al sky light, incorporan aislamiento térmico de fibra de vidrio R-32 (mayor que un edificio convencional, señalan), pueden separarse áreas internas mediante membranas, entre otras novedades. “Las compañías demandan que las estructuras tengan una larga vida útil, en nuestro caso en la subestructura de aluminio garantizamos 30 años y en la membrana hasta 20 años, también demandan que sean capaces de soportar vientos superiores a 200 km/h y cargas de nieve de hasta 1.800 kg/m2”, señalan.

“Las innovaciones están a la orden del día, en nuestro caso hemos desarrollado que la estructura se pueda instalar encima de una pared de concreto, debido a lo liviana que es, esto es muy importante en el sector minero, ya que en los stock pile el mineral puede apoyarse en la pared de concreto sin ningún problema y, al ganar altura la estructura, puede contener un mayor volumen de mineral en su interior”, añaden.

Si bien los mandantes exigen durabilidad, desde la AICE, David Campusano indica que estos materiales con mantención periódica adecuada pueden tener una duración similar a una construcción de albañilería u hormigón.

Cristián Ossa de Tecno Fast apunta que hay innovaciones tanto en los procesos como en los módulos en sí. En cuanto a los procesos, comenta, cada vez son más automatizados y certifican la calidad en el producto. “Un sistema novedoso es el plug and play, que simplifica la conexión y distribución de redes sanitarias y eléctricas en los edificios”, grafica. También, desde hace un tiempo atrás están confeccionando las áreas húmedas con pequeñas losetas sobre placas colaborantes, una solución fuera de lo tradicional, lo que permitiría una mayor duración de la estructura en el tiempo.

En cuanto a innovación, Tecno Fast desarrolló un sistema “energitérmico” que aislaría el interior del calor o del frío externo, conservando la temperatura adecuada y, además, generaría aislación acústica; de modo que ayuda a los trabajadores a tener un mejor descanso. En tanto, en la empresa están trabajando en un proyecto para desarrollar edificios mayores a los tres pisos.

Desde RCM Modular Chile S.A, destacan el concepto de just in time, que, además de una producción en línea, consistiría en varias fases “que van desde el molino de corte hasta el montaje sobre el camión, lo que hace que nuestro trabajo sea personalizado, pero a la vez nos permite construir de forma efectiva, en cuánto al control de calidad de cada etapa de elaboración, como también la realización de modificaciones de manera más fácil y rápida en comparación a un tipo de producción a escala, lo que se puede constatar en el producto final que entregamos a nuestros clientes”, señalan.

La misma empresa emplea madera para sus construcciones, subrayando que aportaría con “un menor impacto al medio ambiente, debido a que la energía utilizada, los residuos sólidos y la emisión de gases, son menores en comparación con otro tipo de materialidad. Y al ser más liviano, el transporte y el montaje, es más rápido. Otro aspecto, es el grado de rigidez que aporta y su estabilidad sísmica, los cuales son usados en Europa y América del Norte”,  concluyen en RCM Modular Chile S.A.

En tanto, David Campusano de la AICE señala que por la condición de alta sismicidad de nuestro país, esta solución constructiva es recomendable hasta un máximo de 4 niveles, y con mayores ventajas de montaje hasta dos o tres niveles.

Según el director del Comité Técnico de Minería e Industrias de la AICE, Patricio Pineda, en este tipo de diseños, además de las condiciones de cargas para cualquiera estructura típica fabricada in situ, es necesario considerar estados de cargas adicionales relacionados con el proceso de transporte y montaje. “Por otra parte, para que esta alternativa sea rentable se debe lograr un alto nivel de estandarización de las estructuras (acero y hormigón), siendo relevante el diseño de conexiones y soluciones constructivas”, agrega Pineda.

Sustentabilidad

Las innovaciones también vienen por el lado sustentable. De acuerdo con Cristián Carvajal de Arrigoni, las compañías mineras han asumido el desafío de ser amigables con el medioambiente, lo que ha influido en la construcción y equipamiento modular. “De modo que los sistemas de aislación más efectivos y las ventanas termopanel sean hoy estándar”, afirma. Mientras que el uso de paneles solares para calentar agua, estufas y termos de bajo consumo ganan terreno, agrega.

Para Eugenio Correa, gerente general de Correa 3, la sustentabilidad está jugando un papel importante en las innovaciones de este tipo de construcciones. Si bien ya son bastante autosuficientes, indica, se busca que cada vez sean más sostenibles en el tiempo. Entre estos elementos está la eficiencia energética, la reutilización del agua, la iluminación solar y el uso de energías renovables como la solar, eólica y geotermica. Por otra parte, según indican los proveedores de estos sistemas, las compañías mineras les están solicitando la remodelación de los antiguos campamentos, en las que se debe arreglar la situación preexistente. En este punto, cabe mencionar el D.S. 594 que regula las condiciones de habitabilidad en los campamentos, como la exigencia de un espacio de 10 m3 por trabajador en la habitación.

Con todo, en la industria se cree que las soluciones modulares seguirán siendo las favoritas para la construcción en zonas extremas bajo los estándares que impone el mandante minero. No existe una mejor solución constructiva para las faenas mineras, que la construcción modular, tanto por la rapidez de la entrega y la facilidad del trabajo en terreno (bajo requerimiento de mano de obra), como por la calidad controlada y homogénea de los edificios fabricados en planta (se realiza con procesos, estándares y sistemas de control de calidad propios de una actividad manufacturera, muy distintos a los relacionados con la construcción tradicional)”, afirma Cristián Carvajal de Arrigoni.

“A su vez, dado que los requerimientos de mano de obra en terreno son sustancialmente menores a los que requiere una construcción tradicional y a que estos trabajos en general son de baja complejidad (los edificios vienen listos desde la fábrica), las tasas de accidentabilidad de las construcciones modulares son significativamente menores a las de cualquier otro sistema constructivo”, agrega. Sobre todo en minería, donde la rapidez y la seguridad son dos factores de relevancia en la ejecución de sus proyectos. “La idea es lograr diseños de edificios de alta calidad, fáciles de transportar y rápidos de instalar en terreno”, resume Carvajal.

En tanto, Cristián Ossa de Tecnofast concluye que las soluciones modulares se van mantener como la respuesta más eficiente para el área minería, ya que las ventajas que entregan son importantes, sobre todo pensando en las reformas laborales que están en proceso y las mayores exigencias en términos de estándar de habitabilidad.

Es la construcción modular, un sistema arraigado en la industria minera, que se actualiza buscando la confortabilidad de sus usuarios.

Pisos modulares

En Masterdeck, los expertos Alex Candia y Andrés Herrera presentan los pavimentos, pisos y carpetas modulares y temporales. “Nuestros sistemas modulares son reutilizables, fáciles de transportar, ensamblar en plazos acotados y amigables con el medio ambiente, ya que podemos realizar instalaciones temporales y al momento de desmontar dejar el lugar intacto”, afirman.

Las empresas mineras necesitan construcciones que puedan ser fácilmente transportables, ensamblables y que sean reutilizables en distintas faenas, dicen Candia y Herrera. Este sistema, por su parte, sirve en distintas instalaciones de faenas como campamentos, bodegas, plantas de acopio, casinos y sectores de trabajo.

La irrupción del suelo modular permitiría disminuir los tiempos de implementación o instalación, con lo que se rentabilizaría la faena en general. Lo anterior, porque antes las construcciones debían contar con una base o radier de hormigón, acero o madera, lo que ralentizaba y encarecía su implementación.

La innovación en este sistema estaría en su conexión “Click&Loop” macho y hembra que permitiría, sin ningún tipo de herramienta, fijar y asegurar las placas para armar una superficie con sistemas de conexión con seguros, que brindaría una mayor capacidad de sujeción en condiciones de tránsito. Además, las placas modulares de HDPE (high-density polyethylene) serían livianas y flexibles en comparación a la carga de peso que pueden soportar. “Hoy en Masterdeck contamos con placas modulares para pisos que soportan el tránsito de maquinaria muy pesada con ruedas y orugas, incluidos los tanques en el área militar”, explican y agregan que también existen pisos modulares capaces de ser instalados sobre superficies pantanosas sin hundirse y que brindan estabilidad.