Sostenibilidad: más que un concepto de moda

Carlos Ramírez Leaño, presidente CChC Calama
Carlos Ramírez Leaño,
presidente CChC Calama

Para la Cámara Chilena de la Construcción,  este 2016 es el año de la Sostenibilidad, concepto que cobra gran importancia en la actualidad por los últimos acontecimientos que han ocurrido en ciudades de nuestro país, como Arica o Chiloé.

Y es que la sostenibilidad no es tan solo realizar actividades que vayan en pro de los trabajadores de las empresas ni tampoco financiar proyectos de medio ambiente para las comunidades que funcionan alrededor de estas organizaciones. Va más allá. Es un cambio profundo que requiere entender el porqué de este concepto.

La palabra sostenibilidad significa poder sostenerse en el tiempo, es decir que, como empresas y personas, tengamos una vida prolongada a través de acciones que potencien la calidad de vida en nuestro entorno más cercano y en definitiva en el planeta.

Una empresa es sostenible, entonces, cuando gestiona sus negocios de manera que crea valor para sus accionistas y sus partes interesadas, aprovechando las oportunidades de mercado y encargándose de los impactos que sus decisiones empresariales causan en el medio ambiente y en la sociedad. Por lo tanto, las empresas hoy deben ser rentables y agregar valor a la sociedad para ser sostenibles.

Y es precisamente en este lineamiento por donde está trabajando la CChC en la actualidad, con el objetivo de poder entregar a las empresas socias una serie de herramientas para la gestión sostenible de su empresa, minimizando riesgos y maximizando sus oportunidades.

De esa forma y a nivel nacional, la Cámara Chilena de la Construcción desarrolló un programa que contempla seis ejes en los cuales se está trabajando y que son: Gobernanza, trabajadores, cadena de suministros, clientes, comunidad y medio ambiente.

Esta desafiante iniciativa nace de la importancia e incluso de la urgencia que nuestras empresas adopten una gestión sostenible de sus negocios, sobre todo en un entorno donde las dificultades en la administración de las empresas y el desarrollo de los proyectos son crecientes, debiendo enfrentar situaciones que van desde la relación con los vecinos hasta el cuidado del medioambiente.

Además, como gremio, estamos convencidos que las diversas iniciativas sociales que se puedan desarrollar en pro de los trabajadores, de la comunidad o del medioambiente se ven reflejadas en el clima laboral y, en definitiva, en la productividad de las empresas.

Por ello nos hemos planteado esta meta mucho más ambiciosa, que conseguiremos con el compromiso de nuestros socios y a través del impulso de  proyectos que se sustenten en el tiempo y que van  más allá del financiamiento que entregamos como gremio.

Esto último tiene relación con la convicción que nace desde nosotros mismos y que finalmente se traduce en la gestión que realizamos como empresas y este convencimiento es el que finalmente permitirá que, a través de acciones y tareas adecuadas, seamos  un real aporte a la sostenibilidad del país y del planeta.

Sin duda, y como lo planteaba anteriormente, es un gran desafío el que está por delante; sin embargo, si logramos compenetrarnos con la magnitud del concepto sostenibilidad será mucho más simple ser un aporte en esta materia.

Entonces y de acuerdo a todo lo expuesto, ¿cómo convertimos a nuestras empresas en sostenibles? Desafiante tarea. El debate está abierto.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders