Sistema de Información Geográfico Territorial: Decisiones con conocimiento

Gentileza Codelco
Los SIG integran información espacial y temática, proporcionando atributos espaciales que tienen funciones de captura, almacenaje, análisis y salida de datos. Gentileza Codelco

 

El SIGTE es un sistema que integra información espacial y temática, proporcionando atributos espaciales que tienen funciones de captura, almacenaje, análisis y salida de datos.

Un ejemplo exitoso de esta implementación se realizó en División El Teniente de Codelco, en Rancagua.

Gracias a una plataforma web y herramientas GIS, permite almacenar la información del territorio que ocupa la División y su entorno, gestionándolo como apoyo a la toma de decisiones del negocio.

Alfredo Saavedra L.
Periodista Construcción Minera

Utilizados como herramienta en las tareas de planificación ambiental y ordenación del territorio, los Sistemas de Información Geográfica (SIG) posibilitan la resolución de diversos problemas de esta índole, ya que integran información espacial y temática, proporcionando atributos espaciales que tienen funciones de captura, almacenaje, análisis y salida de datos. “Los componentes principales de un dato SIG son: su localización y su característica de atributos”, explica Jorge Quense, geógrafo de la Universidad Católica y jefe del Programa del diplomado en Sistemas de Información Geográfica, que se imparte en esa misma casa de estudios.

Los sistemas se utilizan en la actualidad en diversos sectores y con variadas aplicaciones, siendo uno de estos el área minera. “Se usa como herramienta de gestión de las distintas divisiones de una explotación minera, ya que puede gestionar, por ejemplo las propiedades mineras o incluso los impactos en el territorio”, detalla Quense.

Un importante elemento auxiliar en esta tarea son las Técnicas de Evaluación Multicriterio (EMC) que, unidas a los SIG, forman una potente herramienta de gran utilidad y validez. Las EMC son conjuntos de técnicas orientadas a acompañar el proceso de toma de decisiones a la luz de la evaluación de alternativas a través de múltiples criterios para un objetivo específico. “Las EMC nos dan a escoger la mejor opción entre un rango de alternativas en un entorno de criterios que estén competitivamente actuando o en conflicto”, explica Daniel Flores, Bussiness Development Manager de Esri Chile S.A., compañía que ofrece servicios y soluciones integrales y escalables en el ámbito de las geotecnologías. La evaluación multicriterio además, integra la posibilidad de asignar importancia a los criterios a partir de lo que se conoce como matrices de valoración.

Planificación territorial

Desde un punto de vista geográfico, este tipo de planificación supone, principalmente, el establecimiento de los usos más apropiados para cada porción del territorio que dependerán de factores y criterios relacionados con la conservación del ambiente natural y del potencial impacto que determinada actividad pueda tener sobre este en ese punto del territorio. Algunos autores indican que para realizar una planificación de este tipo, se deben tomar en cuenta dos etapas: una donde se establecen los objetivos territoriales a alcanzar y otra para asignar de manera óptima la posición espacial para las ocupaciones seleccionadas (de carreteras a construir, equipamientos, etcétera). Los resultados alcanzados en la segunda fase, pueden afectar la definición de los objetivos planteados en la primera, de manera tal que durante el proceso siempre habrá un tipo de “retroalimentación”.

Los expertos indican que antes de implementar un sistema de este tipo, es importante conocer con anterioridad la estructura de funcionamiento de la empresa para así poder identificar cuáles son las entidades territoriales que se manipulan y cómo interactúan entre sí. “Esto se hace a través de un modelo conceptual que identifica los datos espaciales que son susceptibles de manipularse en el SIG, mientras que en una segunda etapa, la implementación considera aspectos de decisión tales como costos, lenguaje de programación, plataforma informática, entre otros”, señala Quense.

Dependiendo el área en que se aplique, la responsabilidad de la implementación dependerá de los encargados de estas. “Puede utilizarse en recursos hídricos, medioambiente (procesos de evaluación medioambiental), geología, exploración u otras áreas que definan un estudio territorial que permita la evaluación geoespacial de su entorno para ver la sustentabilidad del proyecto minero”, indica Flores.

Caso El Teniente

Un ejemplo de implementación, se realizó en la unidad de Gestión Territorial de la División El Teniente de Codelco, donde gracias al proyecto, se ordenan los datos espaciales georeferenciados con el propósito de contar con una mejor planificación del uso de su territorio. “En este caso, contamos con información de variada índole como geológica, de redes de suministro hídrico, electricidad y viales, de las distintas etapas de los proyectos, de propiedad minera, superficial y de topografía, entre otras, incluyendo además, información externa de otras fuentes, como por ejemplo de los instrumentos de planificación regional y nacional”, cuenta Arturo Morales, jefe de gestión territorial de la Dirección de Proyectos Sustentabilidad de la Gerencia de Sustentabilidad y Asuntos Externos (GSAE) de El Teniente.

La herramienta resulta de gran utilidad en el ordenamiento y planificación de la División ya que esta cuenta con aproximadamente 87 mil hectáreas que van desde la alta cordillera al valle, a través de tres regiones y 17 comunas, en las que hay distintos usos: industriales, de recursos naturales, restrictivos (por riesgos) y comunitarios.

De acuerdo a Morales, quien además fue el impulsor de esta medida en El Teniente, el gran beneficio en general para las faenas mineras es aportar a un mejor conocimiento acerca de los procesos que ocurren sobre los territorios donde se encuentran y poder coordinar las acciones para no caer en suposiciones o en interferencias en usos múltiples de distintos usuarios que puedan generar algún conflicto. “El mayor aporte es alinear los esfuerzos en torno al negocio sin caer en errores ni en fallas fatales”, puntualiza el profesional.

La ventaja que entrega el uso de un sistema de Información Geográfica Territorial (SIGTE) es que permitiría tener toda la información georeferenciada validada y estandarizada para hacer un análisis más completo de un territorio y tomar así mejores decisiones respecto a la planificación y uso en asuntos como el emplazamiento de proyectos, los riesgos que puedan afectarlo y los impactos tanto ambientales como sociales que puedan derivar de él.

La implementación del proyecto se llevó a cabo en un periodo de cerca de dos años y tomó este tiempo ya que se pasó por distintas fases (de perfil, pre factibilidad, factibilidad y de detalle) igual como si fuese una asignación para proyectos de inversiones. “En El Teniente, tuvimos éxito con el sistema porque conceptualizamos un documento de perfil con la TICA divisional (Tecnologías de Información, Comunicación y Automatización) para poder concitar recursos de parte de ellos”, explica Morales.

Un ejemplo práctico en que se utilizó el sistema en la mina, fue para el derrame de conducción de relaves en el km 50, ocurrido en junio del 2011, donde gracias a la metodología se pudo hacer una evaluación del área de la zona afectada. El valor aportado fue la disminución de la incertidumbre en la estimación y la oportunidad de información a las autoridades de manera directa.

Otro caso fue de tipo predictivo respecto a una servidumbre minera perpetua (gravamen impuesto sobre un inmueble a favor de quien posee el título minero) por extensión de Cavidad Mina. El uso del SIGTE permitió determinar un sector en el entorno de la cavidad que necesitaba estar cubierta desde el punto de vista de propiedad superficial. El valor real aportado es que se pudo determinar que la extensión de la cavidad hacia el oriente necesitaba respaldo legal por lo que se constituyó una servidumbre minera perpetua que salvaguarda los intereses del negocio en el largo plazo.

En cuanto a los resultados, estos tienen que ver con el creciente uso e involucramiento de las áreas en el SIGTE. Si bien empezaron con pocos usuarios, ahora hay mucha más gente incluida provenientes de la Vicepresidencia de Proyectos, del Nuevo nivel de la mina, de Planta y Proyectos, que han sido incorporados y capacitados en el uso de esta herramienta. Morales detalla que en diciembre del pasado año se logró concordar una ODS de un trabajo específico para la Dirección de Vulnerabilidad e Infraestructura de la Gerencia de Proyectos, donde se aplica este modelo, logrando transferir una fracción de los costos variables. “La gracia de esto es que así podemos  reflejar, en forma transparente, el aporte al negocio y a los usuarios, considerando que alrededor de un 40% de nuestro presupuesto es variable y lo utilizan las distintas áreas de la División, logrando que así se reflejen los costos reales en una forma mucho más coherente”, detalla Morales.

La experiencia en El Teniente ha resultado positiva y de interés para otras empresas que han ido a observar su funcionamiento, como es el caso de Pelambres y Radomiro Tomic, y ha logrado algunos reconocimientos como el premio a la “Excelencia tecnológica en la implementación, puesta en marcha y explotación de herramientas de Sistemas de Información Geográfica a nivel nacional”, otorgado por Esri Chile a la GSAE.

Según lo expuesto por esta compañía, el galardón reconoció al proyecto tecnológico e innovador, que “mediante una plataforma web y herramientas SIG almacena en forma referenciada la información del territorio ocupado, permitiendo una mejor toma de decisiones a la hora de iniciar proyectos y gestionar procesos con dimensiones espaciales, instalaciones de nuevos edificios y caminos, depósitos de lastre y acopio de materiales”.

En la actualidad, el sistema cubre áreas como Proyectos, Sustentabilidad, Planta, Conserjería Jurídica y Geología en ámbitos tan variados como líneas base ambientales, cráter mina, zonas de riesgo geológico, propiedad minera y superficial y zonas con vulnerabilidades socioambientales.

Así, el sistema mantendría una premisa infalible: una buena decisión es aquella que se toma tras el análisis de la mejor y mayor información y conocimiento posible.

Post Author: admin

Revista Construcción Minera es la nueva publicación técnica de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la Cámara Chilena de la Co nstrucción (CChC), que además cuenta con el apoyo del Comité de Túneles y Espacios Subterráneos de Chile (CTES). Su enfoque consiste en el análisis de proyectos de construcción para la minería además de difundir nuevos productos, materiales, servicios, soluciones y sistemas constructivos orientados a este subsector.construcción