Regla N°6: Desarrolle Competencias

Jorge Schwerter Hofmann  Gerente General Excon Construcción
Jorge Schwerter Hofmann
Gerente General Excon Construcción
Cristian Moraga Torres Gerente general Mutual de Seguridad CChC
Cristian Moraga Torres
Gerente general Mutual de Seguridad CChC

Desde comienzos del año pasado, hemos aprovechado este espacio para conversar sobre Seguridad y, en particular, explorar cada una de las 7 Reglas de Oro que el programa Vision Zero recomienda. Ya estamos en la Regla N°6 que nos dice: “Desarrolle Competencias”. Es que una vez que hemos decido asumir el compromiso de la seguridad desde nuestro liderazgo (Regla N°1), hemos evaluado los riesgos y peligros de nuestras faenas (Regla N°2), nos hemos fijado objetivos sobre los cuales avanzar (Regla N° 3), desarrollado un sistema de gestión en seguridad y salud en el trabajo (Regla N°4), generado lugares de trabajo seguros, considerando las instalaciones, equipos y maquinarias (Regla N°5), debemos poner nuestra atención en las personas.

Todas las condiciones anteriores son muy necesarias para desarrollar una Cultura de Seguridad, pero pueden resultar completamente inefectivas si los trabajadores no tienen las competencias adecuadas.

Para esto necesitamos capacitación, y entrenamiento permanente, el que siempre debe estar enfocado en los riesgos efectivos que enfrentamos en nuestros lugares de trabajo. Es frecuente ver el error de desarrollar cursos y programas de capacitación que pueden ser muy buenos, pero no se hacen cargo de la realidad, en cuento a riesgos, con los que se conviven diariamente. Es justamente por eso, que esta regla es una de las últimas, ya que primero debemos desarrollar nuestros Mapas de Riesgos, e Inventarios de Peligros, y después construir estrategias de capacitación ad-hoc.

Claro está que el desarrollo de nuevas competencias es una herramienta que aporta en mucho más que la prevención. Solo a través de mayor calificación, podremos también agregar mayor valor con nuestro trabajo. Un trabajador competente, conoce mejor sus tareas, el vínculo con el objetivo final, comete menos errores, puede aportar ideas de mejora y, finalmente, desarrollar sus labores de manera más segura. Todo esto impacta directamente en la productividad y eficiencia. La capacitación bien enfocada y aplicada, sin duda, que genera un retorno positivo.

Pero esto no se queda solo allí. Hay una dimensión que muchas veces no se toma en cuenta y es lo que significa para este mismo trabajador la posibilidad de capacitarse: Siente realmente su aporte, lo hace crecer como profesional y como persona, se siente infinitamente más comprometido y más feliz con su trabajo, lo que transmite tanto en su entorno laboral como en su casa o con sus amigos.

La Mutual de Seguridad tiene un amplio catálogo de cursos disponibles para todas sus empresas adherentes, el que se hace cargo de distintas actividades económicas, distintos niveles dentro de la organización, y la gran variedad de riesgos que es posible encontrar en las faenas de construcción. Los invitamos a usar estas capacitaciones, las que deben ser coherentes con los riesgos levantados previamente.

La Regla N°5 nos dice que debemos invertir en lugares y equipos seguros; sin embargo, esto de nada sirve, si después no invertimos en capacitar a nuestros trabajadores respecto del correcto uso de los equipos y la forma adecuada de trabajar que minimiza o elimina los riesgos. Por otro lado, de nada sirve que invirtamos fortunas en capacitación, si primero no hemos invertido en generar lugares seguros para trabajar.

Cada vez más, vemos como la construcción y minería van desarrollando nuevas tecnologías, muchas de ellas buscan automatizar actividades. Esto si bien elimina algunos riesgos, dado que ahora son tareas desarrolladas por maquinas, aparecen otros riesgos. La tecnología, necesita de una persona que la opere y para ello debemos entregar las competencias adecuadas a esta nueva tecnología. Este fenómeno vemos que es algo creciente; a medida que vamos incorporando mayor tecnología, aumenta la necesidad de generar buenas capacitaciones. Desarrollar la educación de los trabajadores será cada vez más necesario en un mundo que cada vez incorpora tecnología más compleja.

La necesidad de desarrollar competencias, se da en todos los niveles de las organizaciones; trabajadores, supervisores, jefaturas, profesionales y gerentes. Todos debemos estar conscientes que debemos recibir entrenamiento adecuado a la realidad de nuestro trabajo y sus riesgos. Mientras mayor es el nivel, mayor también es la responsabilidad, dado el impacto que podemos generar en la seguridad de otros.

Es altamente recomendable elaborar un plan anual de capacitación, el que debemos construir a partir de los riesgos levantados, haciéndonos cargo de las diferentes competencias a desarrollar entre distintos trabajadores y en distintos niveles de la organización. También debemos definir la forma más adecuada de entregar estas competencias; en el lugar de trabajo, instituciones externas o e-learning. No basta con entregar el conocimiento, necesitamos generar mecanismos que nos permitan asegurar que todos (desde los gerentes hasta los trabajadores) han incorporado este nuevo conocimiento, de lo contrario sería solo una ilusión.

Finalmente debemos insistir que el entrenamiento y capacitación surge como un complemento a muchas otras decisiones que antes hemos implementado en la construcción de la cultura de seguridad de cada organización. Resulta lamentable observar como algunas veces los programas de prevención ponen todo su foco en la capacitación, olvidándose que antes debemos desarrollar una serie de otras medidas, las que están todas contenidas en las Reglas anteriores. Por eso, nos gusta tanto este plan al que ha adherido la Cámara Chilena de la Construcción, pues resulta una excelente guía, que coloca cada pieza en su lugar, a la hora de instalar un plan estratégico en la Prevención de Riesgos.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders