Proyecto Moly Corporativo de Codelco: Con sello propio

Nacional P
Gentileza Codelco

La planta de procesamiento de molibdeno se emplaza en 30 hectáreas de la zona industrial de Mejillones.

Lidiar con la calidad del suelo para la construcción fue uno de los principales desafíos por superar.

La superficie construida total contempla 7.000 m2, de los cuales el 49% fue con hormigón y 51% a través de construcciones modulares.

Fabiola García S.
Periodista Construcción Minera

En la zona industrial de la ciudad de Mejillones, a 65 kilómetros de Antofagasta, se están habilitando las instalaciones de la primera planta de procesamiento de molibdeno de Codelco. A fines de 2013 se inició la construcción de este proyecto denominado Moly Corporativo, a cargo de la Vicepresidencia de Proyectos de Codelco, en el que operará la empresa Molyb, filial de la cuprífera.

La planta producirá anualmente 16.000 toneladas de trióxido de molibdeno y 32.000 toneladas de ácido sulfúrico desde su puesta en marcha planificada en 2016. Además habrá recuperación de cobre y renio, dos subproductos de este proceso. El molibdeno, en tanto, es un subproducto del cobre y uno de los elementos esenciales para manufacturar acero de alta calidad y distintas aleaciones en los procesos industriales relacionados a este metal.

El gerente de Proyecto Moly Corporativo, Ronald Sigala, compartió con Revista Construcción Minera los detalles del proyecto en construcción.

Proyecto

Moly Corporativo corresponde a la construcción de una planta para el procesamiento de alrededor del 50% de los concentrados de Molibdeno que produce Codelco y que en la actualidad son procesados a través de un tercero.

Esta planta está siendo construida en una superficie de 30 hectáreas en la zona industrial de Mejillones y cuenta, además, con una instalación para el almacenamiento de residuos industriales sólidos, ubicada en el sector Cerro Gris, a alrededor de 12 kilómetros de distancia de la planta.

En términos generales, el proyecto contiene instalaciones no industriales correspondientes a: oficinas, bodegas, casa de cambio, casino, laboratorio químico y muestrera, laboratorio de operaciones, taller de mantención y planta de tratamiento de aguas servidas. A la fecha, estas instalaciones, que ya se encuentran construidas y en proceso de entrega al cliente (la filial Molyb de Codelco), fueron desarrolladas mediante un contrato tipo EPC con la empresa Claro, Vicuña y Valenzuela, durante el año 2014.

La superficie construida total -en el área no industrial- fue del orden de 7.000 m2, de la cual un 49% fue construcción de hormigón y un 51% a través de construcciones modulares.

Por su parte, la planta industrial se encuentra en pleno período de montaje electromecánico, con fecha de entrega al cliente para el primer trimestre de 2016.

Los edificios de oficinas principales, así como los laboratorios químico y de operaciones y el taller de mantención, fueron construidos con soluciones mixtas (hormigón y modulares), debido a la naturaleza de sus funcionalidades (ejemplo: el edificio de administración contiene un sector donde se construyó la sala de control integrado de procesos, con su respectiva sala de datos).

Por otro lado, los edificios de control de acceso, casino y casa de cambio, fueron construidos principalmente con módulos prefabricados, permitiendo disponer de una buena relación costo-calidad, asociada a las exigencias que impone la cercanía de la costa.

Respecto de la planta industrial, en el edificio del horno de tostación está considerada la incorporación de elementos disipadores sísmicos (BRB), a objeto de asegurar la estabilidad de la construcción, debido a la unión de factores tales como: calidad del suelo, posibilidad de evento sísmico de alta magnitud en la zona y el cambio de la norma sísmica después del evento del 27F.

Los desafíos constructivos más importantes se han relacionado con la calidad del suelo del sector en la que se ha instalado la planta, por lo que se han empleado soluciones asociadas a asegurar la construcción con las fundaciones adecuadas.

La recepción de la primera parte de las obras se realizó a mediados de enero. En la oportunidad, las obras fueron recibidas por el máximo ejecutivo de la minera estatal, Nelson Pizarro, junto al alcalde de Mejillones, Marcelino Carvajal, el vicepresidente de Comercialización de Codelco, Rodrigo Toro y el director de la Oficina Tecnológica del Acero y el Hierro del Ministerio de Economía de Japón, Shiro Takegami. “Debemos reconocer a nuestros socios japoneses quienes nos han acompañado en esta travesía y donde ya estamos visualizando algunas posibilidades de ampliación. Hoy damos un gran paso más y seguimos mirando con optimismo y confianza el futuro de Mejillones y de nuestra industria”, dijo en aquella oportunidad Pizarro. En ese entonces, las obras registraban 47% de avance.

En cuanto a las obras pendientes, Ronald Sigala comenta que a la fecha queda por terminar la construcción de la planta de procesos (Lixiviación, Cementación, Limpieza Seca y Húmeda de Gases, Planta de Ácido Sulfúrico, Planta de Ferro molibdeno, Planta de Renio, Planta de Tratamiento de Efluentes e instalaciones auxiliares tales como: calderas, compresores, red de agua de proceso, distribución eléctrica, red de incendios, etc.), la cual lleva un avance de alrededor de 30%. Esta obra se está llevando a cabo a través de un contrato de construcción con Salfa Montajes y un contrato en modalidad EPC para la Planta de Tratamiento de Efluentes, con la empresa SK Ecología, precisa.

Relaciones con la comunidad

La minera ha establecido distintos compromisos sociales con el municipio a favor de los locatarios de la ciudad industrial y portuaria de Mejillones. El proyecto considera contratar al menos 60 habitantes de Mejillones, para lo cual ha hecho capacitaciones de jóvenes y adultos de la comuna. Su preparación les permitirá cumplir con los perfiles técnicos necesarios para la operación de la planta. También se considera la empleabilidad de las mujeres de Mejillones y el apoyo al emprendimiento local de iniciativas que podrían convertirse en proveedoras de servicios para la operación.

Codelco ha definido el desarrollo comunitario como un asunto prioritario en su quehacer, orientado a generar relaciones de largo plazo basadas en la confianza y en la contribución al bienestar de las comunidades de su entorno a través del desarrollo de sus capacidades y recursos. De esta forma, el proyecto ha considerado la relación con el entorno y la comunidad desde etapas tempranas de su diseño que contempla el desarrollo de proyectos comunitarios con foco en capacitación y emprendimiento. Asimismo, la Corporación definió insertarse en Mejillones como un vecino más, por lo que cuenta desde inicios del año 2013, con una oficina en el centro de la ciudad abierta a la comunidad, para atender a los vecinos que se acercan por información y diferentes consultas.

Como otro mecanismo de comunicación, Codelco cuenta con un Sistema de Reclamos y Sugerencias Socioambiental, que busca recoger todos aquellos posibles reclamos o sugerencias que surjan de la comunidad, dando respuesta o solución en forma rápida y formal.

Sustentabilidad

En cuanto a la sustentabilidad del proyecto, uno de los compromisos ambientales es la no generación de residuos industriales líquidos, para lo cual se está construyendo la planta de tratamiento de efluentes, mencionada anteriormente, que recircularía la totalidad del agua utilizada en la operación. Además, se estaría considerando la mejor tecnología para el control de las emisiones al medioambiente provenientes de la planta.

Ficha técnica
Moly Corporativo
Ubicación: Mejillones, Segunda Región
Mandante: Codelco
Principales constructoras: Claro Vicuña Valenzuela, Salfa
Presupuesto: US$ 400 millones aproximadamente
Años de construcción: 2013-2016

Post Author: Fabiola Garcia Sanders