Protección solar de trabajadores: Exposición de cuidado

Gentileza Codelco
Gentileza Codelco

La radiación ultravioleta puede afectar a los trabajadores de manera directa desde el sol. Dentro de los daños a la salud puede haber quemaduras solares, fotosensibilización y efectos tardíos, como envejecimiento de la piel y cáncer.

De acuerdo a la actividad y del análisis del tipo de exposición, los encargados correspondientes de las empresas empleadoras deberán definir los métodos de control más adecuados para la prevención que pueden incluir aspectos ingenieriles, administrativos y de uso de elementos de protección personal.

El mercado ofrece una gran variedad de productos de protección personal para evitar la radiación, dentro de los que encontramos fotoprotectores, ropa de trabajo, cascos, lentes, gorros, entre otros.

Alfredo Saavedra L.
Periodista Construcción Minera

Los meses de verano ya están por comenzar y con eso el sol se dejará sentir con toda su fuerza. Por eso la protección de los trabajadores frente a los daños provocados por la exposición solar, está amparada en la ley N°20.096, que en su artículo 19 especifica que “los empleadores deberán adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente a los trabajadores cuando puedan estar expuestos a radiación ultravioleta. Para estos efectos, los contratos de trabajo o reglamentos internos de las empresas, según el caso, deberán especificar el uso de los elementos protectores correspondientes, de conformidad con las disposiciones del Reglamento sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas en los lugares de trabajo”.

El tema se vuelve relevante especialmente en sectores como la minería, donde los trabajadores, por la naturaleza de las faenas, pueden pasar extensos periodos de trabajo al aire libre.

Efectos de la radiación y factores de riesgo

La radiación ultravioleta (UV) puede afectar a las personas de manera directa desde el sol, pero también puede ser radiación dispersa o reflejada. “La primera se encuentra asociada a nubes, polvo, contaminación; mientras que la segunda se asocia al suelo o piso, muros, cerros, cuerpos de agua, etcétera”, explica el doctor Mauricio Gaete, Director Médico de la Asociación Chilena de Seguridad, ACHS. El profesional indica que estas componentes son importantes en el sector minero, ya que por ejemplo, la nieve puede reflejar del orden de un 80% de la radiación que recibe, mientras que un césped o prado refleja solo el 10%, la arena seca de la playa un 15% y el mar un 25 por ciento.

“El riesgo de aparición de los efectos biológicos se relacionan con la intensidad y tiempo de exposición a la radiación ultravioleta. En la piel puede producirse eritema, que es el enrojecimiento que aparece después de una exposición de 4 a 8 horas a la radiación UV y que desaparece gradualmente al cabo de unos días. También puede haber quemaduras solares, superficiales o profundas; fotosensibilización, la cual es resultado de la interacción de la luz UV con otros elementos (tópicos o sistémicos) generando fotoalergia o fototoxicidad en la piel y por último, están los efectos tardíos que son producto de la exposición crónica a la luz solar, del tipo UVA y también la componente UVB, que incrementa el riesgo de cáncer de piel y acelera el envejecimiento de esta”, explica Gaete.

Dentro de los factores de riesgo, se debe considerar la altitud, ya que a mayor altitud geográfica aumenta la capacidad eritematógena (tiempo que tarda en aparecer el eritema) de los rayos ultravioleta. De acuerdo a Michael Cisternas, director de Innovación del Centro de Cultura de Seguridad de Mutual de Seguridad CChC, puede decirse que cada 300 metros de altitud, aumenta un 4 %, con el consiguiente incremento de la probabilidad de quemaduras. “La latitud es otro factor importante, la intensidad de la radiación es superior en el ecuador, ya que incide perpendicularmente a la superficie terrestre, disminuyendo progresivamente al ascender hacia los polos. En el hemisferio norte, los rayos solares inciden con mayor intensidad entre mayo y septiembre y en un espacio de tiempo comprendido entre las 12 y las 16 horas”, explica. Y es que las estaciones del año también son un factor importante a considerar, pues las máximas intensidades de radiación solar y, por lo tanto, donde existe un mayor riesgo, se dan en verano, al aumentar la perpendicularidad con que inciden los rayos solares. “Existen otros factores en la exposición a radiación solar como la hora del día, la reflexión, la nubosidad, la contaminación, etcétera. Lo importante es realizar la evaluación de riesgos que considere todos estos aspectos, con el fin de diseñar una estrategia de prevención y así tomar las mejores medidas de protección para los trabajadores”, explica Cisternas.

Estrategias de prevención

De acuerdo al tipo de actividad y del análisis del tipo de exposición, los encargados correspondientes de las empresas empleadoras deberán definir los métodos de control más adecuados para la prevención. Por ejemplo, desde el punto de vista ingenieril, se pueden utilizar elementos naturales o artificiales (arborizar, colocar mallas) para producir sombra en lugares públicos y de trabajo, con la finalidad de disminuir la exposición directa a la radiación UV.

Desde el punto de vista administrativo, los expertos coinciden en que se pueden programar las faenas y tareas según el riesgo y exposición de los trabajadores a la radiación, adecuando los procedimientos de trabajo, rotaciones de estos y disminución de labores en horas de mayor intensidad de radiación solar (entre las 11 y 16 horas), estableciendo horarios de colación entre las 13 y las 15 horas.

En cuanto a elementos de protección personal, los especialistas consultados indican que se debe tomar de base la Guía Técnica de Radiación UV Solar del Ministerio de Salud, considerándose: anteojos de seguridad con filtro UV, gorro del tipo campero y/o con visera y protección para la parte posterior del cuello, casco de seguridad con alero de protección y ropa de trabajo. “Los trabajadores deben utilizar ropa de trama gruesa y estrecha (tupida), de colores oscuros (verde oscuro, gris oscuro y azul, entre otros). Además, las camisas o camisetas deben ser holgadas con cuello de solapa con botones y manga larga, pantalón largo y zapatos cerrados. También usar casco de ala ancha (7 cm o más) o casco con visera transparente con filtro UV. Usar paño de legionario colgando del casco para proteger la zona posterior del cuello, usar lentes con protección UV, con la indicación de que bloqueen la radiación UVA y UVB y aplicarse protector solar”, señala Cisternas. El fotoprotector se debe usar con FPS 30+ como mínimo para los trabajadores expuestos.

Elementos para el cuidado del trabajador

Uno de los productos más importantes para cuidarse de la radiación ultravioleta es el protector solar. Debido a las características de las zonas mineras en el norte del país, se debería utilizar productos con factor de protección solar mínimo de 30, que en su etiqueta señale que es de “espectro amplio”, UVA y UVB, con registro del Instituto de Salud Pública (ISP). “Lo importante es que sea aplicado media hora antes de la exposición al sol y como mínimo cada dos horas, cubriendo especialmente la nariz y las orejas. Si el trabajador es de piel sensible, deberá consultar a un médico antes de iniciar el uso de estos productos”, explica Gaete.

Dentro de la variedad de productos que ofrece el mercado en este ámbito, se encuentra el protector solar UVA/UVB PROSOLAR® de Globtek, que incorpora en su nueva formulación antileukina 6, un activo adicional y complementario a los filtros solares que actúa como una defensa global de la piel porque regula la inflamación y sus consecuencias por la exposición solar; mientras que a nivel celular protege el ADN, las fibras C, keratinocitos, células de Langerhans, monocitos y fibroblastos, de modo que ayuda a prevenir el cáncer a la piel.

Por su parte, Vicsa Safety, trabaja con el protector solar UVX® que es un filtro solar en crema hipoalergénico, resistente al agua y a la transpiración. Inhibe la acción de los rayos UVA y UVB mediante la combinación de filtros físicos y químicos y su factor de protección solar es superior a 50.

Algunas recomendaciones de los especialistas para que cualquier mecanismo de fotoprotección sea efectivo, incluye: aplicarlo de forma generosa y homogénea, usarlos junto a otras medidas de protección en función de las circunstancias y emplear un índice de protección más alto en pieles más claras y en exposiciones más próximas al mediodía.

Otras formas comunes de prevención que otorgan numerosos beneficios son el uso de ropas y sombreros que proporcionan una protección uniforme y balanceada tanto de rayos UVB como UVA. “Tienen mayor adherencia que una pantalla solar al momento de utilizarla, no hay errores en la aplicación, desarrollan menores complicaciones como dermatitis foto alérgica o de contacto y son menos costosos”, señala Gaete. Un ejemplo de esto es el overol Canvas, compuesto por tela de algodón (20%) y poliéster (80%), que cuenta con protección UV50+, para rayos UVA/UVB. De acuerdo a información de su proveedor, Garmendia, el producto cuenta con cintas reflectantes en pecho, brazos y piernas, siete bolsillos exteriores y se recomienda para trabajo pesado y en exterior en rubros como minería, construcción e industria, entre otros.

La protección ocular, en tanto, está orientada a prevenir peligros derivados de la radiación UV, así como también del polvo, líquidos, químicos, radiación y proyección de partículas, entre otros. Un producto que cumple con estas funciones es el lente de seguridad Fuel de 3M, compuesto por policarbonato, que viene en talla estándar, con marco color beige y lentes rojos espejados, que de acuerdo a su proveedor entregan protección contra radiaciones UV en un 99.9 por ciento. Por su parte, para la protección de cabeza, esta misma empresa cuenta con un casco con sistema UVicatorTM que consiste en un testigo color rojo adosado al casco, el cual se va decolorando a medida que el producto se ve expuesto a la radiación UV (que afecta negativamente su resistencia a impactos). Otro elemento de protección es el gorro Legionario protección UV50, que de acuerdo a su proveedor (Garmendia) está fabricado 100% algodón y es especial para labores realizadas bajo altas exposiciones a radiación solar. Para su mejor ajuste, esta visera dura cuenta con broches en cola.

Con la estación veraniega pronto a comenzar, el cuidado del sol y la radiación por parte de empleadores y trabajadores debe ser un asunto de primera importancia. Evitar el sol, estar en la sombra, utilizar ropas protectoras, son medidas básicas a tomar en cuenta para una exposición de cuidado.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders