Productividad: Uno de los principales desafíos de la industria EPC

Paige Wilson, general manager, Americas, Mining & Metals, Bechtel
Paige Wilson, General Manager, Americas, Mining & Metals, Bechtel

Durante los últimos años en Chile, observamos un nivel de gastos sin precedentes en la construcción de nueva capacidad de producción de cobre. Sin embargo, y desafortunadamente, este “boom” del cobre fue acompañado por una reducción del desempeño en toda la industria EPC. Históricamente, durante el periodo 1990-2009, el proyecto promedio cumplió con las metas de costo y programa, utilizando con éxito las estructuras convencionales de ejecución EPCM y EPC. Sin embargo, a partir de 2010, los resultados que esta industria entregó a sus clientes disminuyeron hasta llegar a un promedio del 25% sobre los presupuestos y cinco meses de retraso en los programas.

Entre los diversos factores que llevaron a este bajo desempeño, se incluyen:

1. Falta de información histórica necesaria respecto de las condiciones del boom para establecer líneas bases realistas y alcanzables.
2. Aumento de precios de la mano de obra, equipos y materiales durante el auge del cobre.
3. Falta de profesionales calificados y mano de obra de construcción suficientes para ejecutar el trabajo.
4. Reducción significativa en la producción de las cuadrillas de construcción.
5. Cambios en las leyes laborales y en el entorno regulador.
6. Resistencia inherente a reconocer los requerimientos de costo y programa para ejecutar durante el boom.

El problema de ejecución que enfrentó la industria durante este periodo fue similar a pedirle 10.000 kW a un motor de 1.000 kW y esperar buenos resultados. Sobrecargamos significativamente la capacidad del mercado y el desempeño sufrió las consecuencias. La buena noticia es que muchos de los problemas de ejecución observados se pueden autorregular con un poco de ayuda, a medida que el mercado retorne a niveles más normales de ingeniería y construcción.

Durante el boom, Bechtel construyó más del 40% de la nueva capacidad de cobre del mundo; vale decir, nuevas plantas concentradoras y expansiones en plantas existentes para diversos clientes. Durante el desarrollo de estos proyectos, gestionamos más de US$ 12 mil millones de inversión, diseñando y construyendo plantas para procesar más de 500 mil toneladas de mineral por día para producir 1,4 millones de toneladas de cobre por año. Bechtel gestionó más de 230 millones de horas de construcción, con 171 millones de horas ejecutadas en forma directa. Afortunadamente, nuestro desempeño fue significativamente mejor que el promedio de la industria, en parte por la estrategia de construcción de contratación directa con nuestros socios chilenos Sigdo Koppers, Vial y Vives y Techint, con quienes trabajamos juntos desde hace varios años. Esto nos permitió responder eficazmente a varios de los desafíos del mercado. Las acciones incluyeron introducir técnicas internacionales de construcción para mejorar la productividad, disminuyendo las horas hombre en terreno, al igual que los costos.

De cara al futuro, hoy  enfrentamos un mercado muy distinto al de los últimos seis años y es importante aprender del pasado para desarrollar estrategias respecto a la manera en que mejoraremos en el futuro y cómo entregaremos más valor a nuestros clientes. Desde la perspectiva del cliente, el precio del cobre ha disminuido hasta el nivel más bajo desde 2009, la ley de cobre en las minas está disminuyendo, la productividad en operaciones está decayendo y los costos operacionales de mano de obra, agua y energía continúan subiendo. Al mismo tiempo, los clientes tienen que seguir invirtiendo para mantener la viabilidad de sus operaciones existentes. Como resultado, no solo debemos abordar los problemas que vimos en el “boom”, sino que debemos aumentar nuestra certeza respecto de la entrega y ser más eficientes por medio de la reducción de los costos para ayudar al cliente a ser más competitivo.

En Bechtel, estamos atacando este problema en todos los frentes: en Ingeniería, estamos trabajando estrechamente con nuestros clientes para diseñar en favor de la rentabilidad del capital y para incorporar la más moderna tecnología disponible con la finalidad de reducir los costos de inversión y de operación. La planificación detallada también es otro aspecto clave de la entrega eficiente de proyectos y estamos invirtiendo fuertemente en una planificación detallada y rigurosa, partiendo por la participación de Construcción en las primeras etapas del proyecto, incluyendo potentemente la modularización cuando es apropiada. Nuestros planes de ejecución también se basan en la optimización de compras internacionales a través de calificar nuevos proveedores disminuyendo los costos lo más posible, sin perder nuestro enfoque en el control y aseguramiento de la calidad de los proveedores y estrategias innovadoras de tráfico y logística.

Finalmente, el área clave  en la que debemos enfocarnos es el mejoramiento de la productividad de la construcción. Nuestros proyectos mineros actuales requieren un 50% más de horas directas que las necesarias para completar el mismo trabajo hace 15 años. En el seminario de Productividad en la Construcción de Grandes Proyectos Mineros, de la Corporación de Desarrollo Tecnológico de la Cámara Chilena de la Construcción, se estableció que el tiempo efectivo de trabajo en actividades que agregan valor y de soporte en la industria de la construcción es de 49%, comparado con un estándar internacional de más del 60%. Junto con la seguridad, la productividad es un área clave en donde todos debemos enfocarnos para entregar mayor valor a nuestros clientes.

Nuestro enfoque inmediato es tomar medidas correctivas de manera que cuando el mercado regrese, podamos implementar una estrategia basada en una evaluación objetiva de la calidad y disponibilidad de los recursos disponibles para las fases de ingeniería, adquisiciones y construcción del trabajo, un enfoque crítico en la rentabilidad del capital en el diseño, eliminando holguras innecesarias, estableciendo y luego ejecutando un plan de construcción enfocado en mejorar la productividad y reducir los costos en el terreno.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders