Operación El Toqui: Desde el extremo sur

Gentileza Minera Nyrstar El Toqui
Gentileza Minera Nyrstar El Toqui

La Compañía Minera Nyrstar El Toqui, ubicada a 120 km al noreste de Coyhaique, ha estado implementando nuevas estructuras y equipos con el fin de aumentar a un 56 % sus procesos mineros, especialmente en la extracción oro.

Constructivamente los proyectos de 2014 se han enfocado en los diseños estructurales para fundaciones y soportación de los nuevos equipos que están siendo montados en la planta concentradora.

El Toqui cerró el 2013 con una producción en concentrados de 23.100 toneladas de zinc y 1.200 toneladas de plomo, que se suman a las 41.900 onzas de oro y a las 142.200 onzas de plata.

Patricia Avaria R.
Periodista Construcción Minera

Con el fin de aumentar a un 56 % sus procesos y  la capacidad de la planta concentradora para recuperar oro, la Compañía Minera Nyrstar El Toqui, ubicada a 1.350 kilómetros al sur de Santiago y 120 km al noreste de Coyhaique, vive un proceso de implementación de  nuevas estructuras y equipos mineros. El Toqui abarca un área de 1.800 km2, que incluyen las minas de zinc-oro Doña Rosa; Aserradero y Mina Profunda; la mina de zinc-plomo Rosa Oeste; las minas de zinc San Antonio East, Mallín-Mónica, Mallín South, Porvenir y Estatuas; además de la mina de zinc, plomo y plata Concordia. A ellas se agregan otros proyectos de zinc en etapa avanzada y de exploración de zinc-oro, todos bajo la denominación de Altazor.

En cuanto a cifras, El Toqui cerró el 2013 con una producción en concentrados de 23.100 toneladas de zinc y 1.200 toneladas de plomo, que se suman a 41.900 onzas de oro y a 142.200 onzas de plata. Todas ellas, obtenidas en esta mina polimetálica explotada en forma subterránea en sus yacimientos Doña Rosa, Mallín-Mónica y San Antonio, los cuales se encuentran colindantes pero separados por fallas geológicas.

Las proyecciones para este año apuntan a alcanzar una producción en concentrados de 30.000 ton de zinc, 3.300 toneladas de plomo, junto a 35.000 onzas de oro y 220.000 onzas de plata, que esperan continuar exportando a sus actuales destinos: Asia para el concentrado de oro y plomo, y Europa para el concentrado de zinc. La plata se convierte en metal doré, que es enviado a Canadá.

Proyectos

Según El Toqui, la minera cuenta con varios proyectos, pero no de gran extensión. “Este año se ha trabajado en el reemplazo de piezas en el chancador  primario y en el terciario, en la instalación de las columnas de flotación y en el nuevo filtro de concentrado”, indica. De acuerdo a lo que agrega el ejecutivo, los proyectos  de la planta para este año no han requerido mayores desarrollos de infraestructura por ser en su totalidad cambios de equipos al interior de la misma planta, al menos no en la envergadura de los que sí tuvieron lugar durante el año pasado, con las construcción de una nueva sala eléctrica con 42 m2 en albañilería de bloques de cemento reforzada; y de una subestación eléctrica con 78 m2 de construcción mixta entre albañilería reforzada y estructuras de acero. Sin embargo, “una de las inversiones más altas consistió en una nueva sala de bombeo de relaves de 231 m2 construido en estructuras de acero, con fundaciones, un estanque de relaves y una piscina de emergencia construidos en hormigón armado”, afirman desde El Toqui.

Los proyectos de 2014 se han enfocado principalmente en los diseños estructurales para fundaciones y soportación de los nuevos equipos que están siendo montados en la planta concentradora. Técnicamente, estos sustentarán la producción mejorando la disponibilidad de la planta en las áreas de filtrado con la instalación de una Filtro Larox de 12,6 m2 de superficie de filtrado. El proyecto incluyó, además, el diseño estructural de una plataforma de acero de 7 m de altura en la que está montado el filtro.  Asimismo, se consideró el esbozo de un chute de descarga que permitirá el ensacado directo del concentrado y, finalmente, se consideró todo el proyecto mecánico e instrumentación que incluye los sistemas de alimentación de pulpa, agua para procesos, aire de procesos y de instrumentación.

Por otro lado, en el área de flotación se están instalando dos columnas de flotación que buscan mejorar la etapa de limpieza de los concentrados de zinc y oro. El proyecto incluye diseño y construcción de fundaciones para ambas columnas, montaje mecánico de equipo, piping y el diseño y fabricación de estanques de traspaso.

En cuanto al sector de chancado, se ha continuado con la renovación de la planta que comenzó en 2012 con el cambio del antiguo chancador secundario Symons 4’ ¼ por uno de cono Sandvik CH440 EC con una capacidad de 65-415 tph (72-457 stph). De acuerdo a lo anterior, “este año ya terminamos esa obra y estamos con el nuevo chancador con cámara de chancado fina. Para finales de 2014 se espera reemplazar el actual chancador primario Fuller Traylor 1.200 x 900 por uno de mandíbula Sandvik CJ412 con una abertura de alimentación de 1.200 x 830 mm que sustentará la producción mejorando la disponibilidad de la etapa de chancado y reduciendo los altos costos de mantención que los que producían antiguamente”, señalan desde la minera.

Montaje

En cuanto al montaje de los equipos, el ejecutivo explica que para este proceso se contó con contratistas, empresas de ingeniería local y proveedores del rubro minero. Para este proceso se comenzó con la evaluación de las estructuras existentes para realizar un diseño de ingeniería que fuese consecuente con las instalaciones. Es por eso que se realizaron nuevas fundaciones de hormigón armado,  estructuras de soportación y una inspección técnica de las estructuras de acero. “Las etapas de montajes mecánicos, de fuerza y de control, han sido enfrentadas de manera mixta; es decir, entre las empresas contratistas locales y el personal interno de El Toqui”, indica la compañía.

Los desafíos técnicos, se relacionaron principalmente con temas operacionales, buscando minimizar el impacto en la producción durante la instalación del equipo. Para solucionar este problema, se ejecutaron excavaciones que representaron un reto por la presencia de roca y el nivel freático a muy poca profundidad. También diversas etapas de hormigones, que son marcadas por las bajas temperaturas a las que se exponen por las condiciones climáticas de la zona, por lo que se torna muy importante el control del agua de amasado y de los aditivos que se agregan al hormigón. En este punto, siempre tiene gran importancia el periodo de curado de los hormigones en que debe ser cuidada la temperatura ambiente, especialmente durante las primeras horas de fraguado.

Otro desafío, fueron los acotados plazos de algunos proyectos, “donde tuvimos que aplicar hormigón R3, el cual permite un fraguado más rápido y seguir con las siguientes etapas del proyecto”, afirman desde El Toqui.

Proyecto ampliación molienda

La minera solicitó a la empresa Echeverría Izquierdo Montajes Industriales solucionar las complicaciones que estaban obteniendo en unos de sus principales molinos (que procesa el 40% de la producción). Es por ello, que se decidió realizar una ampliación del área de molienda, para reemplazar un molino existente, montar equipos auxiliares y mantener el procesamiento de mineral con una capacidad de tratamiento de 50.000 t por año (1.8 Ktpd aproximadamente) y producción de concentrados de zinc/oro/plomo, a partir de mediados del año 2010.

El proyecto consistió en el montaje electromecánico de un molino de bolas y equipos asociados, incluyendo la ampliación de la nave de molienda, edificio estructural desde el eje 7 al 11 y desde el eje A al D; montaje de estructuras operacionales y soportantes; montaje y puesta en servicio del nuevo sistema de molienda, nuevo transformador de 23 KVA y la habilitación total de la nueva sala eléctrica y de control.

De acuerdo a las características técnicas,  desde la constructora Echeverría Izquierdo Montajes Industriales, explican que para la obra se utilizó un volumen de hormigón de 254 m3, 832 m de cables y 104 m de escalerillas. A esto, agregan que se realizó el montaje de una estructura de 49 toneladas y de equipos de 186 toneladas.

En cuanto montaje de las instalaciones del sector molienda, consistió en colocar bases sobre las placas de nivelación y controlar la altura con instrumento topográfico. Ambas placas debieron estar al mismo nivel o con la tolerancia indicada por la inspección. Las medidas de paralelismo y diagonales en las placas tienen que ser exactas, es por ello, que se emplearon cintas de medición certificadas. Recepcionadas las placas, se instalaron en cada una los descansos principales. Después, se midieron las distancias y diagonales entre ellos. “Una vez aceptadas las mediciones, se marcó la base para reinstalarlos en el mismo punto para luego continuar con el desmontaje de las bases y  el grouteado (relleno estructural para la colocación bajo estructuras y maquinaria)”, explican desde la constructora. Luego, se comenzó a instalar el Shell (carcasa del molino), que se montó sobre una estructura metálica provisoria fabricada en terreno para desarrollo de la original.

Grauteado las placas bases se instalaron los descansos en las marcas de la presentación.  Con el Shell sobre la estructura, se instalaron las tapas y se torquearon los pernos. Terminada la etapa anterior, se bajó el conjunto con gatas hasta topar con el metal del descanso. Cuentan desde la constructora, que ya con el molino sobre los descansos se procedió a colocar los sellos, las tapas y retirar la estructura provisoria. A continuación, se montó la corona y se relojeó. Con la corona terminada, se instaló el resto del accionamiento, esto es el piñón y el motor. Con todo el sistema de giro terminado y aceptado, se procedió al grouteado del sistema motor piñón y finalmente, se colocaron las corazas del Shell y tapas.

Uno de los principales desafíos de la obra se relacionó con las condiciones climáticas del sector, y es que, muchas veces, se paralizaron los trabajos o se interrumpieron los traslados del personal. Los nevazones, lluvias y abundante neblina, eran algunos de los fenómenos que interrumpían el normal desarrollo de la obra.

Otro aspecto relevante, fue la baja conectividad y la lejanía con ciudades importantes en el aspecto de suministros de materiales e insumos específicos del área industrial.

Respecto de  la construcción de la planta, los aspectos críticos se reflejaron principalmente en dos formas. El primero de ellos fue el tipo de suelo. Un terreno rocoso que no estaba contemplado y que, de acuerdo a las bases de licitación, no podía exponerse a explosivos para realizar la excavación.  El otro problema, fue el suministro de ingeniería y de los materiales, que provocó el retraso de  la obra en su ejecución.

Es El Toqui, un proyecto enclavado en el extremo sur del país. Una obra que proyecta seguir creciendo y aumentar su producción, mejorar las recuperaciones o la calidad de los concentrados que producen y expandirse en el  mundo. Minería desde el sur.

Historia
Los inicios de la mina El Toqui se remontan a principios de los años sesenta cuando fueron descubiertos sus yacimientos, pero es en 1983 cuando parte su funcionamiento. Posteriormente, en agosto de 2011, la compañía belga Nyrstar completó la adquisición de Breakwater Resources, el antiguo propietario de la minera en Chile. La operación posee una dotación de 402 trabajadores directos y 200 indirectos, entre los que se encuentran profesionales como ingenieros civiles en Minas, Metalurgia, Industrial, Electricidad y Mecánica, además de geólogos, prevencionistas de riesgos, contadores auditores y personal administrativo.

Ficha Técnica
Compañía Minera Nyrstar El Toqui
Proyecto:
 Expansión de procesos mineros
Ubicación: Región de Aysén
Inicio de construcción de obras: 2012-2014
Sala eléctrica: 42 m2
Subestación eléctrica: 78 m2
Sala de bombeo de relaves: 231 m2
Plataforma de acero: 7 m de altura
Equipos: Filtro Larox de 12,6 m2, Sandvik CH440 EC y Sandvik CJ412
Dotación trabajadores: 402 directos y 200 indirectos

Post Author: Fabiola Garcia Sanders