Minería, motor del desarrollo de Chile

Hernán de Solminihac Ministro de Minería
Hernán de Solminihac
Ministro de Minería

Alcanzar estándares de desarrollo antes que termine esta década es una de las grandes tareas que nos ha propuesto el Presidente Sebastián Piñera. Es un desafío enorme y tan ambicioso que sólo la convicción y el amor por Chile y la acción decidida y sin vacilaciones de todos los sectores sociales  son la fuerza capaz de impulsarnos a cumplir tal objetivo.
Para alcanzar ese éxito cada uno tiene que poner los ingredientes esenciales: trabajo duro, talento, perseverancia y decisión en pro de alcanzar el objetivo. Chile tiene una historia y un presente que se ha construido sobre la base de todos esos grandes atributos. Y junto con ello un territorio muchas veces impactado por desastres naturales, pero con importantes riquezas naturales, donde la minería ha tenido un rol preponderante en el progreso nacional, que esperamos se mantenga en el futuro.
Razones hay de sobra para señalar que la minería es el motor del desarrollo de Chile: es el sector productivo que más aporta al Producto Interno Bruto, con más de un 15%; representa el 60% de las exportaciones y da empleos de calidad y con las mejores rentas promedio, sin contar las más de 4 mil empresas proveedoras de servicios, que se estima generan seis puestos de trabajo por cada empleo directo, impulsando un importante desarrollo en los centros urbanos aledaños.
Y lejos de agotarse, las posibilidades de seguir creciendo son las mejores. Se esperan inversiones en proyectos por más de 104 mil millones de dólares para la próxima década que, sólo para poner en contexto, es alrededor de una y media vez el presupuesto anual de Chile. Además, contamos con el 28% de las reservas de cobre conocidas en el mundo, por lo que además de la explotación hay todo un potencial de exploración de nuevas riquezas que se pueden desarrollar a través de iniciativas público-privadas como lo ha sido el exitoso Fondo Fénix (en conjunto con Corfo, por más de US$ 150 millones) o la licitación de prospectos mineros de Enami, por citar sólo algunos ejemplos.
En materia laboral, el desarrollo de los proyectos y su operación demandarán alrededor de 75 mil las plazas disponibles, para lo cual ya estamos trabajando intensamente para que más chilenas y chilenos puedan formar parte de esta industria, a través de programas de formación y capacitación en conjunto con las empresas del sector y los ministerios del Trabajo y Educación.
Las magnitudes de las cifras señalan la enormidad de los desafíos, pero también nos despliegan la dimensión de las posibilidades y oportunidades que se abren para alcanzar ese tan anhelado desarrollo. Están dadas todas las condiciones estructurales: un país serio en lo económico, con estabilidad política y social que lo ha hecho elegible como destino confiable de inversión y que da garantías de cumplir sus compromisos.
¿Qué se necesita entonces? Decisión y el mejor esfuerzo de cada uno de los actores. Los proyectos mineros requieren y requerirán de disponibilidad de agua, energía (eficiente, económica y suficiente), capital humano y sustentabilidad social y ambiental, para los cual hay que buscar alternativas realistas y concretas que les otorguen viabilidad.
Por eso es necesario que como país reconozcamos esto con decisión, porque todo está unido: si hay disponibilidad de energía también se avanza en la solución del abastecimiento de agua (a través de la puesta en marcha, por ejemplo, de plantas desaladoras); si se respeta la institucionalidad ambiental y se resguardan los intereses de las comunidades se preserva la sustentabilidad de los entornos, se mejoran las condiciones de seguridad de los trabajadores y se viabilizan los proyectos; si asimilamos el desarrollo como un propósito común podremos avanzar más rápido y así aprovechar las oportunidades que se nos presentan. La minería debe, puede y quiere ser esa fuerza que impulse el crecimiento de Chile en los próximos años. Están todas las condiciones dadas y los desafíos identificados. El mundo público y privado tiene la responsabilidad de no perder esta oportunidad, los mineros y empresarios están dispuestos a tirar el carro y son muchos los chilenos que están dispuestos a incorporase a este desafío. Debemos ser proactivos en las soluciones y aprovechar que estamos en el Año de la Innovación para atrevernos a ser creativos en hallar las respuestas en el cuidado de los entornos, desarrollar nuevas tecnologías y crear valor, siempre enfocados en alcanzar los enormes resultados que puede tener la suma de todos los esfuerzos.
Hay que actuar unidos con decisión, sin vacilaciones ni dilaciones en alcanzar la meta de país desarrollado que nos propuso el Presidente Sebastián Piñera. Quizás  no haya otra ocasión tan buena y propicia como ésta. El momento es ahora.

Post Author: admin

Revista Construcción Minera es la nueva publicación técnica de la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) de la Cámara Chilena de la Co nstrucción (CChC), que además cuenta con el apoyo del Comité de Túneles y Espacios Subterráneos de Chile (CTES). Su enfoque consiste en el análisis de proyectos de construcción para la minería además de difundir nuevos productos, materiales, servicios, soluciones y sistemas constructivos orientados a este subsector.construcción