“Lo positivo de tener un problema de productividad es que su solución nos favorece a todos”

Cristián Brinck, gerente general de Ingeniería y Construcción de Sigdo Koppers S.A.
Cristián Brinck, gerente general de Ingeniería y Construcción de Sigdo Koppers S.A.

En entrevista con Construcción Minera, el gerente de la constructora abordó diversos temas entre los que incluyó buenas prácticas para mejorar la productividad en proyectos mineros, capacitaciones para los trabajadores en líneas de mando y sugerencias para la relación mandante-contratista.

Alfredo Saavedra L.
Periodista Construcción Minera

En el marco del tercer Seminario sobre Productividad en la Construcción de Grandes Proyectos Mineros, organizado por la Corporación de Desarrollo Tecnológico, el gerente general de Ingeniería y Construcción la constructora Sigdo Koppers S.A. realizó una presentación que hizo énfasis en las mejoras que se pueden hacer en cuanto a capacitación de las líneas de mando y disminución de las controversias en la relación mandante-contratista en pos de aumentar la productividad en la construcción y montaje de este tipo de proyectos. A juicio de Brinck, una de las formas para lograr esto último es identificando el motivo por el que se gestan ambientes confrontacionales entre ambos actores, que a su juicio, está en la estructura contractual. “Hoy hay contratos por adhesión,  elaborados por eficientes abogados que blindan a los clientes, crean una situación en la obra de que ya no hay un equipo de trabajo en pro de terminar el proyecto a tiempo, sino que se genera  un ‘atrincheramiento’ contractual”, señala, agregando que la inspección y el personal de la obra, hablan por una “ventana”, sin mayor relación. “Falta el sentarse juntos a ver de qué manera las cosas están consideradas en el proyecto, qué podría hacerse de otra forma para obtener ventajas y después ver el tema de los presupuestos”, dice Brinck.

Haciendo esto desde el inicio, ¿podría destrabarse las posteriores controversias que aparecen durante los proyectos entre mandantes-contratistas?

El problema es que el orden contractual no termina con la firma contractual. Los líos empiezan ahí. El problema central es la contracción de la ingeniería, con la compra, con la construcción. Cuando parte el contrato, (los contratistas) no sabemos qué vamos a construir. Naturalmente tenemos una idea a grueso modo, pero no en detalle y por tanto es difícil planificar. Si usted no planifica es ineficiente y si sucede eso, se trata de compensar de otra manera, con sacrificio de la parte técnica.

Durante el seminario, Brinck enfatizó este punto, indicando que si se quiere ahorrar tiempo y dinero en la materialización de un proyecto, este se debe desarrollar lo más posible antes de dar inicio a la construcción. Además, y como parte del bloque referido a la “Productividad”, el gerente se refirió al informe de Buenas Prácticas en la Construcción Minera, documento elaborado por el Consejo Minero, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT). En la oportunidad explicó que el informe mostraba que la mitad del tiempo que se paga a la gente por estar en obra se transforma en trabajo productivo, realidad que a su juicio da cuenta de una oportunidad clara de mejora. “Se hace necesario un esfuerzo de ordenar y priorizar un análisis. Debemos preguntarnos: ¿cuánto tiempo he dedicado a trabajar?, ¿cómo es nuestra eficiencia?  Lo bueno de este problema es que su solución o mitigación, nos conviene prácticamente a todos: tenemos objetivos e intereses concurrentes, en la medida que todos reconozcamos el problema y a su vez, la solución”.

¿A qué apuntan y cuál es la importancia que tienen estas buenas prácticas en la construcción minera?

Creo que sirven para ver qué causa la improductividad y cuáles de esos factores son controlados por los contratistas, cuáles por los mandantes y cuáles por el marco regulatorio legal que rige en el país. Son aspectos distintos, que a mi juicio, se deben tratar separadamente. Desde el punto de vista de los mandantes y contratistas, hay que examinar la oportunidad y forma de contratación en el servicio de montajes, muy de cerca. Por el lado de los constructores, vigilar que nuestros cuadros profesionales estén orientados hacia la productividad, seguridad y calidad, concretamente, la supervisión de obra. Yo creo que el área profesional está bien cubierta, pero el área técnica, el área de mando directo a los trabajadores, tiene espacio para mejorar.

De acuerdo a Brinck, si bien se puede asumir que el primer factor mencionado está en manos del mandante, el segundo, relacionado con la capacidad profesional del personal contratado en obra para supervisar el trabajo directo, es de control del empresariado. “Estos supervisores (capataces, superintendentes) son hombres clave para mejorar la productividad y velar por la seguridad de las personas a su cargo y la calidad de obra. El énfasis no hay que hacerlo exclusivamente en la mano de obra directa, sino que los esfuerzos en términos de capacitación deben ser a nivel de la línea de mando”.

¿Cómo se aborda la Seguridad dentro de estas buenas prácticas?

En el tema de Seguridad, hay esfuerzos e iniciativas de la Cámara, de los mandantes, de los contratistas. Yo voy nuevamente al tema de la línea de mando, que es la que tiene en definitiva la responsabilidad de cuidar la gente. Es el capataz, supervisor, superintendente el que debe asumir la responsabilidad de la seguridad, ya que es él en definitiva el que vive con la cuadrilla, el que está expuesto al riesgo. Ahí es donde creo se puede hacer más énfasis, cuidando de no sobrealimentarlo de métodos y sistemas, excesos de charlas, anotaciones, uso de elementos como cuadros, tarjetas, etcétera. Otro problema también son los horarios de las capacitaciones que muchas veces deben hacerse en obra y después de la jornada, lo que se hace complicado.

El énfasis entonces,  debe estar ahí tomando en cuenta además que los trabajadores directos van y vienen, por la naturaleza de nuestro sector, en cambio los supervisores experimentados hacen la continuidad en la calidad de los servicios. Seguridad, calidad del producto y eficiencia: son los tres puntos de los que deben preocuparse.

Dentro del documento también se habla de la polifuncionalidad de los trabajadores, ¿cómo lo ve desde el punto de vista de los contratistas?

Usted no puede improvisar, tener un soldador desocupado y ponerlo a enfierrar. Eso sería a mi juicio, torpe. Creo que hay un grado conveniente de evitar que una persona desarrolle más de un trabajo. Pero se cae en excesos: el chofer de una camioneta, al que se le pincha un neumático, no lo puede cambiar. Entonces todo debe ser un punto de equilibrio en la vida, no se puede ir al 100 o al 0, hay que buscar un punto razonable de equilibrio.

Tomando en cuenta el escenario del sector, ¿qué proyecciones ve para la minería el 2016?

Evidentemente vamos a tener un bajón en la actividad minera y tal vez no solo en lo minero, sino también en el tema energético. Vamos a sufrir una baja severa en la actividad de montajes en lo que queda de este año y el próximo. Mientras China no revierta su situación interna, que además es incierta, porque hay una desconfianza en los números que publica, el escenario no será mejor que el de 2015. Como medidas de contingencia creo que en general, los contratistas vamos a tener que diversificar los proyectos, buscar otros de menor envergadura, disminuir cantidad de gente contratada, entre otros, para así hacer frente a la situación.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders