Eficiencia Energética: Un aspecto clave

Alfredo Echavarría F.  Presidente Comisión Eficiencia Energética Cámara Chilena de la Construcción, CChC
Alfredo Echavarría F. 
Presidente Comisión Eficiencia Energética CChC

Nos encontramos en un periodo de nuestra historia donde la preocupación por la energía se transformó en un eje fundamental. Y no es un lugar común decirlo, para nada. Se trata de un bien que hoy se hace cada vez más escaso y, por ende, mucho más costoso. Las cifras  son elocuentes. De acuerdo a una proyección realizada a partir del Word Economic Forum (2013), en cuanto a los precios de electricidad para la industria, Chile ocupa el lugar número 13, de un total de 124 países, con la electricidad más cara a nivel mundial. Y si hacemos el zoom a Sudamérica, seríamos el segundo país con la electricidad más costosa, tras Brasil (ver gráfico).

Por otro lado, está comprobado que, a medida que crece el producto interno bruto de un país, el consumo eléctrico per cápita también lo hace. Es más, de acuerdo a cifras de la Agencia Internacional de Energía, el consumo per cápita de Chile, doblaría al promedio de los países de Latinoamérica. Si a ello sumamos lo que hoy significa levantar un proyecto de generación y transmisión eléctrica, dada su envergadura, costos y situación medioambiental, el panorama se torna complejo.

¿Qué nos quiere decir lo anterior? Pues bien. Que este es momento de preocuparnos y, sobre todo, ocuparnos. Si queremos desarrollar una industria competitiva, con menores costos, es imperativo hacernos cargo del tema energético. Y ¿cómo hacerlo? Alternativas hay muchas; sin embargo, el camino más próximo y con beneficios concretos e inmediatos, se relaciona con la eficiencia. Desarrollar estrategias de eficiencia energética en la industria, permitirá reducir los costos asociados al consumo de energía y, por añadidura, mejorar la relación con el entorno. Claro. El desarrollo de la eficiencia energética permite, por un lado, disminuir las emisiones de CO2 (por concepto de generación) y por otro, mejorar la imagen de la institución, haciendo de este tema una temática central de su responsabilidad social.

La eficiencia energética representa un cambio cultural profundo. No se trata, en palabras simples, solo de apagar una ampolleta para ahorrar energía. Para nada. La eficiencia energética tiene que ver con una nueva forma de enfrentarse a la vida y a los procesos productivos de la industria. Tiene que ver con reducir el consumo energético, para mantener o realizar  las mismas acciones. Dicho de otro modo, hacer lo mismo, pero con menos energía. De ahí, que la eficiencia energética debe ser un eje transversal que ha de permear a toda la institución. Y para que esto suceda, los diversos actores del sector deben entrar en diálogo y ponerse de acuerdo para levantar y practicar estos temas.

En este sentido, como Cámara Chilena de la Construcción, hemos formado la Comisión de Eficiencia Energética, que buscar transferir este tema a todo el sector y realizar una serie de acciones para coordinarnos y entrar en diálogo con todos los involucrados. Sobre todo hoy, cuando, desde el Estado, se elabora un proyecto de Ley que busca hacerse cargo de estos temas.

Es así como en 2015 hemos realizado una serie de coordinaciones con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a través de su Dirección Técnica (DITEC), así como con el Ministerio de Energía y el de Obras Públicas. Con los primeros se ha abordado la calificación Energética de Viviendas y el subsidio de Reacondicionamiento Térmico de Viviendas, iniciativas relevantes que apuntan a la eficiencia del usuario final de las viviendas. Con la cartera de Energía, hemos firmado un convenio de colaboración con el fin de gestionar un plan de trabajo que apunte a fomentar la eficiencia energética en el país. Finalmente, con Obras Públicas hemos avanzado en el desarrollo del Sistema Nacional “Certificación Edificio Sustentable” (CES).

Como gremio, en la pasada Feria Internacional de la Construcción, realizamos el exitoso Seminario “Avances y desafíos en materia de Eficiencia Energética en el sector de la Construcción”, que abarcó, por una parte, una mirada técnica orientada a entregar los principales aspectos relacionados con las certificaciones vigentes en nuestro país y, por otra, plasmar un hecho objetivo que dice relación con su aplicación práctica a nivel nacional, mostrando ejemplos exitosos de edificaciones con eficiencia energética en proyectos del sector público y privado.

La integración de las regiones en la coordinación de estos temas también ha sido una cuestión de cuidado para esta comisión. Chile tiene una diversidad de climas y necesidades energéticas, por lo que todas las soluciones que se puedan diseñar al respecto, deben responder a las particularidades de cada región; por lo mismo, articular una colaboración estrecha con las regiones resulta clave para prestar la ayuda correcta cuando se necesite.

La eficiencia energética es un tema desafiante. Si queremos ser un país con una industria competitiva, comparables con las del primer orden, debemos, sí o sí, mejorar en nuestros aspectos energéticos. En el actual escenario en que nos encontramos, la eficiencia energética, no es una más de las alternativas dentro del amplio abanico de posibilidades; al contrario, con todo lo que hemos visto, parece ser el único o el más concreto de los caminos. Se trata de un nuevo paradigma. Un aspecto clave para el desarrollo.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders