Columna: Lecciones del boom minero

Alvaro Merino_PortadaLa industria minera aprendió las lecciones que dejó el ciclo de precios altos en los últimos años, especialmente en cuanto a control de costos y pérdida de competitividad. Hoy, con un escenario de precios moderadamente optimista, no obstante las turbulencias de los mercados, el sector entiende que no puede perder su foco en el control de costos que es precisamente uno de los principales factores que determinan su competitividad, pues entrega al mercado un producto relativamente homogéneo, donde no puede intervenir en su precio.
Otro aspecto relevante que no debe descuidar, es la productividad, que en el periodo en cuestión se vio seriamente afectada, junto con ello también es menester que la empresa minera haga uso eficiente del manejo de activos, por cuanto vimos en los últimos años decisiones de compra que no fueron muy acertadas, a lo que se agrega la preocupación que debe tener la alta administración por el retorno adecuado para el accionista.

Se debe tener a la vista que la minería cambió y es por ello que hoy la industria minera tiene clara conciencia que es necesario seguir trabajando con mayor fuerza por una minería sustentable, lo cual comprende tanto la sustentabilidad económica, ambiental y social.
En este contexto, las compañías mineras tienen claramente internalizado que hoy cobra especial importancia el trabajo con las comunidades desde etapas tempranas de los proyectos, tanto para informar acerca de las actividades que comenzarán a realizar en la zona y del real alcance de los respectivos proyectos, como también para la creación de vínculos estables y de confianza con las respectivas comunidades. En la actualidad, es creciente la demanda de los consumidores en el mundo por certezas relativas al impacto ambiental y social de los productos que están adquiriendo.

“En la minería moderna el campo que se abre con la irrupción de la inteligencia artificial es amplio, por cuanto se está avanzando hacia una industria cada vez más inteligente, donde la automatización, la robótica y el control remoto de la producción juegan un papel clave. Ello, por cierto, demanda trabajadores cada vez con mayores competencias que permitan hacer uso de esta tecnología. El empleo más extendido de estas tecnologías se traducirá en mayores niveles de productividad y seguridad”

Del boom minero también se aprendieron las lecciones en el manejo de los proyectos mineros, en el sentido que se ha dejado de lado la modalidad EPCM (Engineering, Procurement, Construction Management), pues la evidencia indica que hay menor capacidad de gestión por parte de los propietarios del proyecto, especialmente en lo relativo al control de costos. Por ello, para tener éxito en el desarrollo de un nuevo proyecto minero, es crucial tener claro los objetivos del negocio, un equipo empresarial con alto nivel de competencias que tenga una visión completa del proyecto, pues la gestión de riesgo es consustancial a los propietarios del proyecto y no debería ser externalizada.

La nueva etapa de mayor cotización de los metales es una oportunidad propicia para avanzar con mayor fuerza hacia una minería más inteligente e innovadora, donde vemos crecientemente la incorporación de la automatización, la robótica, el big data, etc.

Para avanzar hacia esa minería moderna del siglo XXI, se requiere personal con alto nivel de competencias, las que se pueden sintetizar en los siguientes aspectos: es fundamental trabajar en equipo, para lo cual es necesario alto nivel de adaptabilidad, junto con ello deben ser personas innovadoras con amplio manejo de la automatización avanzada y telecomunicaciones, deben ser individuos abiertos al cambio, proactivos y por cierto muy importante, porque es lo que determinara el trabajo futuro, deben poseer gran habilidad para resolver tareas complejas y contar con capacidades cognitivas.

“Se debe tener a la vista que la minería cambió y es por ello que hoy la industria minera tiene clara conciencia que es necesario seguir trabajando con mayor fuerza por una minería sustentable, lo cual comprende tanto la sustentabilidad económica, ambiental y social”

En la minería moderna el campo que se abre con la irrupción de la inteligencia artificial es amplio, por cuanto se está avanzando hacia una industria cada vez más inteligente, donde la automatización, la robótica y el control remoto de la producción juegan un papel clave. Ello, por cierto, demanda trabajadores cada vez con mayores competencias que permitan hacer uso de esta tecnología. El empleo más extendido de estas tecnologías se traducirá en mayores niveles de productividad y seguridad.

Esta transformación no es un tema del futuro sino del presente, pues hoy la minería chilena emplea tecnología de punta donde cada día vemos más extendida la automatización y robotización. Son muchos los procesos donde se aplican a diario estos conceptos, como por ejemplo: los sistemas de ventilación inteligente, la perforación automatizada, la automatización de plantas de molienda, camiones autónomos, robot reponedores de cátodos, salas de control integrado de procesos mineros, telecomando de carguío, etcétera.

Hoy, una de las tareas prioritarias de este sector productivo es la capacitación continua de los trabajadores para que puedan hacer uso eficiente de esta revolucionaria tecnología que, por cierto, marcara el desarrollo futuro de la minería.
Si hacemos bien la tarea planteada precedentemente, claramente tendremos más y mejor minería.


Álvaro Merino,
Gerente de Estudios de SONAMI

Post Author: cmineracdt

Deja un comentario