Campamentos mineros: Arquitectura y confort

Ana DruzianBR-0093 (2)

 

La función principal de los campamentos es brindar alojamiento para los colaboradores que se desempeñan en cierto yacimiento minero, teniendo como atributo ahorrar importantes costos por traslado y a la vez minimizar posibles accidentes.
Los sistemas modulares serían las soluciones más aptas para el desarrollo de los campamentos, pues implicaría una construcción en menor tiempo y una reducida mano de obra.
La sustentabilidad, la arquitectura y la innovación son estrategias claves para llevar a cabo un campamento de calidad y confortable.

Patricia Avaria R.
Periodista Construcción Minera & Energía.

Prácticamente todos los asentamientos mineros en Chile se caracterizan por estar ubicados en zonas remotas, con alturas extremas y climas adversos, lo que lleva a tener una especial preocupación por las condiciones de infraestructura y habitabilidad de sus trabajadores en la faena. Es por ello que se hace necesario la construcción de campamentos para alojar a los trabajadores que están en faena, tanto en la etapa de construcción como en la etapa de operación. Eugenio Correa, gerente general de Correa Tres Arquitectos, cuenta que los proyectos mineros Greenfield, requieren gran cantidad de personal para construir la mina; desde los caminos de acceso, redes eléctricas, tuberías de agua, concentraductos, relaves, plantas de procesos, chancadores, puerto de embarque, plantas de tratamiento, entre otros. Esta etapa necesita campamentos que alojan al personal de construcción por un periodo corto de tiempo, también sucede en proyectos Brownfield, es decir que ya están operativos, suele suceder para ampliaciones, nuevas plantas de proceso, planta desalinizadora, entre otras. “Luego viene la etapa de operación, que son los trabajadores directos e indirectos que hacen posible el funcionamiento de la mina y que requieren alojar en sistemas de turnos, los más habituales son 7×7 para operarios y 4×3 para administrativos”, explica Correa.

Los sistemas modulares son actualmente las soluciones más adecuadas para las actividades mineras, ya que su construcción es en menor tiempo y con escasa necesidad de mano de obra en terreno.

Cristián Goldberg, gerente Rental & Home de Tecno Fast explica que “la construcción modular lograría optimizar en un 50% los plazos de entrega gracias al proceso de fabricación en línea realizado en la planta, esto a su vez, permite que el ensamble modular sea realizado paralelo al trabajo en terreno, lo que además permite minimizar los riesgos por contingencias ocurridas en este último”.

Sin embargo, el gerente general de Correa Tres Arquitectos aclara que aún está pendiente incorporar estrategias sostenibles a los campamentos, “desde soluciones pasivas estudiando el correcto emplazamiento para aprovechar de la mejor manera las condiciones ambientales, como activas con equipos de calefacción eficiente, el uso de paneles solares para calentar agua y generar electricidad, fuentes de energía renovable, reutilización del agua, certificación de materiales sustentables, materiales reciclados, equipamiento de bajo consumo, manejo de residuos, aislaciones adecuadas a las condiciones climáticas, mejor aislación acústica, reutilización de los módulos para usos posteriores, sostenibilidad social, certificaciones ambientales, en entre otras”.

Hotel Pabellón del Inca
OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl Hotel Pabellón del Inca de Collahuasi, ubicado a 3.845 msnm con una superficie de 32.600 m2 y capacidad para 4.100 personas, fue uno de los primeros proyectos de espacio público y paisajismo en la minería chilena, luego que la industria decidiera no construir más ciudades o asentamientos familiares, y cambiara a un régimen de solteros, alojándolos en campamentos temporales u hoteles mineros.

Se desarrolló un proyecto de arquitectura que se ajustara a los requerimientos de la empresa, incorporando elementos de confort físico y psíquico hasta entonces desconocidos en el rubro de la minería, como son los jardines interiores humidificados, las circulaciones cerradas climatizadas, los puntos de encuentro o lugares de recreación estratégicamente ubicados y ambientados para su correcto uso, con accesos controlados que generan encuentros y sociabilización, entre otras. El edificio cuenta con un subterráneo técnico que permite que todas las instalaciones sanitarias, eléctricas y de clima puedan ser registradas y a la vista para su mantención y control. El edificio fue construido por Tecno Fast con tecnología prefabricada modular en madera, los que se produjeron en fábrica y luego transportados en camión para su montaje en terreno. Este emplazamiento rural lejano de los servicios, cuenta con sistemas autónomos con plantas de osmosis inversa para el agua potable y tratamiento de aguas servidas y plantas de tratamiento para el alcantarillado.

En 1997 el edificio ganó el primer premio en la categoría mayor del “Modular Building Institute” de los EE.UU., compitiendo con más de 300 proyectos en todo el mundo
Alojamiento Pampinos y Guggenheim
4También, Correa Tres Arquitectos destaca el campamento minero Pampinos SQM S.A., ubicado en Maria Elena con una superficie de 16.440 m2 y una capacidad de 602 personas. El hotel construido en 2009 en paralelo con el proyecto Guggenheim, “se realizó para el alojamiento de los supervisores de la compañía, el cual se diseñó y construyó para los trabajadores del rol general de la compañía, ofreciendo los mismos estándares de los supervisores, aunque solo cambiando levemente el tipo de dormitorio”, cuenta Correa. En este caso la estrategia se plantea como un edificio que contiene todos los servicios y recreaciones del complejo, al cual llegan las alas de dormitorio, generando entre ellas patios exteriores controlados, adecuados para la sociabilización. Junto a ellos se ubicaron las llamadas “salas tranquilas” que, junto a los patios, propician el encuentro y la reunión de los colaboradores.

Por otro lado, se encuentra el alojamiento Guggenheim de 5.230 m2 para 146 personas que tiene un diseño que considera su entorno patrimonial a través de la utilización de elementos arquitectónicos, sombreaderos y espacios públicos. La propuesta arquitectónica fue realizar una sucesión de patios conformados por los dormitorios con una circulación central que los une y articula. Esta circulación nace en el Club de Supervisores, edificio existente rehabilitado como comedor y recreaciones, rematando en una plaza con viejos árboles que fueron incorporados al proyecto. Las habitaciones preexistentes, se cubrieron con el mismo material de terminación exterior, con el fin de lograr una unidad formal de la edificación. Otro aspecto importante de este proyecto fue la incorporación de estrategias pasivas de control climático, como un doble techo que permite mitigar la radiación directa del sol, y fachadas ventiladas que logran reducir la temperatura al interior de los dormitorios. Con estas estrategias pasivas, se consigue reducir hasta en un 40% los consumos eléctricos en climatización e iluminación. Estos edificios también son modulares, lo que permitió reducir los plazos de construcción y disminuyen la necesidad de mano de obra en terreno, ya que vienen de fábrica con todas las instalaciones y solo deben ser interconectados y realizar la urbanización requerida para su funcionamiento.


Hotel Mina Los Pelambres
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOtro campamento es el Hotel Mina Los Pelambres que fue construido en el 2001, con una superficie total 14.530 m2 y con una capacidad 680 personas.

Proyecto hotelero construido que reutilizó módulos prefabricados del campamento “El Chacay”, donde -al mismo tiempo- se rehabilitaron algunas alas del campamento de construcción, transformándolo en un hotel permanente. Para el proceso de licitación, Correa Tres Arquitectos trabajó en conjunto con el consorcio chileno-canadiense Tecno Fast. “Nuestro equipo se adjudicó la licitación con un proyecto de arquitectura que puso especial énfasis en el bienestar del trabajador y aplica coherentemente el concepto de hotel minero”, explica Correa. El ejecutivo también señala que fue un desafío la topografía del lugar, es decir una zona montañosa con mucha pendiente, “para ello se optó por realizar tres plataformas o cortes de terreno para emplazar el edificio el cual mantiene la conexión interior a través de ascensores y pasillos climatizados”. Estos complejos cuentan con zonas de recreación como gimnasios, policlínicos, lavandería, casinos, bodegas, entre otros. El hotel obtuvo 4 premios internacionales en 2001, tanto en categorías de restauración como de nuevas construcciones.

Para Correa Tres Arquitectos, el trabajador o usuario es el eje principal en el diseño, ya que se piensa en la calidad de vida y el buen descanso de cada uno, esto con el fin de que puedan enfrentar su día laborar de manera productividad y de forma segura. También, “velamos en nuestros proyectos por buscar la mejor solución a un costo apropiado para la empresa minera, explorando estrategias de diseño que permitan reutilizar las instalaciones para etapas de construcción que luego puedan ser utilizadas en la etapa de operación”, detallan desde la empresa.

Hotel Chillepín
10Cristián Goldberg, gerente Rental & Home de Tecno Fast afirma que es importante puntualizar que la construcción modular en cuanto tecnología, aislación y terminaciones ha cumplido de manera adecuada en la minería. “En ese escenario la evolución más importante se ha dado en la habitabilidad de los cuartos, destinando un mayor porcentaje de metros cúbicos por persona. Un paso que hemos dado al darnos cuenta de que algunos campamentos no tenían el espacio necesario para albergar a todo su personal y proveedores, son hoteles mineros administrados de forma completa por nosotros área denominada Tecno Fast Village”, cuenta el ejecutivo. De acuerdo a lo anterior, el primer hotel que inauguraron fue Chillepín con 63 habitaciones, ubicado en la IV Región de Coquimbo, en Salamanca, y que hoy se está siendo ampliado con otras 39 habitaciones y 2 nuevas salas de capacitación alfombradas con capacidad para 40 personas.

El hotel está formado por dos edificios de dos pisos cada uno -que alberga 31 y 32 habitaciones respectivamente-, los que están comunicados por una estructura central que tiene una recepción, comedor y casino comunes. El complejo cuenta con plantas de agua potable y de tratamientos de aguas servidas. Orientado para supervisores de faenas mineras, el hotel posería las comodidades y versatilidad que requiere la industria minera.

Para la operación, Tecno Fast realizó una contratación de personas que fueran de la zona. Para ello, se estableció un acuerdo de colaboración con la junta de vecinos el que permitirá entregar empleabilidad a los habitantes del lugar.

Además, “queremos resaltar que los módulos de Tecno Fast, los cuales son construidos en un 90 % en una planta de producción en Santiago, tienen una rápida implementación y con un menor contingente, optimizando al máximo esta etapa”, finaliza Goldberg.

Post Author: cmineracdt