Balance sector minero y proyecciones

Álvaro Merino Lacoste Gerente de Estudios de Sonami
Álvaro Merino Lacoste
Gerente de Estudios de Sonami

Balance del sector
En 2014, la producción de cobre alcanzó un nivel de 5.800.000 toneladas, un monto idéntico al observado el año 2013.

La producción de oro llegó a 44.100 kilogramos, es decir, mostró una caída de 9% respecto de lo obtenido el año 2013.

En el caso de la plata, registró una producción de 1.574.000 kilogramos, lo que implica un incremento de 356.000 kilogramos. Esto es un 29% superior a lo obtenido en 2013.

En molibdeno, también observamos una mayor producción, de 28%, alcanzando las 48.700 toneladas. Es decir, 10.600 toneladas más que en 2013.

Respecto del hierro, también se observó un incremento importante pues pasó de una producción de 16.700.000 toneladas de mineral en el 2013 a 18.700.00 toneladas de mineral en el 2014, esto es un incremento de un 12%.

Considerando las producciones señaladas y la de otros productos mineros, el PIB sectorial cerró con un crecimiento de 1.3%, de acuerdo a lo informado por el Banco Central.

Las exportaciones mineras en 2014 se elevaron a US$45.100 millones, lo que representa el 59% de los envíos totales del país, esto es, US$1.800 millones menos que en el año 2013.

La caída de las exportaciones mineras obedeció fundamentalmente al menor precio internacional de los metales.

Empleo
El empleo mensual promedio generado directamente por la minería alcanzo a 237.000 personas, altamente capacitadas, de las cuales el 93% son hombres y el 7% mujeres.

Cabe hacer presente que el empleo promedio en este sector productivo fue menor en 13.000 personas en el 2014, respecto del año anterior, esto es una caída de 5%.

Si bien no somos intensivos en este aspecto, por cada empleo directo, se generan tres indirectos. Es decir, del sector minero depende alrededor de un millón de puestos de trabajo (empleos directos e indirectos).

Tributación
El aporte de la minería al financiamiento fiscal, que comprende tanto los excedentes de Codelco, como la tributación de la minería privada, alcanzó en 2014 a US$4.900 millones, esto es, una contribución de US$900 millones menos respecto de lo aportado el año 2013, cuando llegó a US$5.800 millones.

Proyecciones 2015
El crecimiento de la minería este año se situaría en un 5%, con una producción de cobre récord. Superaremos los 6 millones de toneladas métricas de cobre. Asimismo, estimamos exportaciones mineras por US$43.000 millones.

Es preciso tener presente que el mercado del cobre, durante el 2015 mostrará un aumento en la producción y menores precios.

En efecto, si consideramos los fundamentos del mercado, vemos que durante el presente año tendremos un relevante incremento en la oferta debido a la entrada en producción de nuevos proyectos y aumento de faenas en actual operación. Sin embargo, la demanda no crecerá en la misma proporción, lo cual va a generar un superávit lo que, por cierto, provocará una caída en la cotización del metal.

Por otra parte, se debe tener presente que la política monetaria expansiva adoptada por los bancos centrales en los últimos años, impulsó el interés de los inversionistas hacia las materias primas como alternativa a los activos financieros, lo que  contribuyó a fortalecer el precio de los commodities en los últimos años. No obstante, el retiro del estímulo monetario en Estados Unidos, ha fortalecido el dólar  tendiendo a la baja el precio de los commodities y particularmente el del cobre.

Adicionalmente, en los últimos años, hemos observado las tasas de interés internacionales más bajas que se registran en a lo menos las últimas tres décadas y ello ha contribuido a fortalecer el precio de los minerales. Sin embargo, es preciso considerar que, junto con  la eliminación del estímulo monetario mediante la compra de bonos,  la tasa de política monetaria que regula la Reserva Federal en la gran nación del norte, tendría que modificarse hacia mediados del año 2015, considerando los positivos indicadores económicos y particularmente de empleo, observados en los últimos meses en Estados Unidos.

Por tanto, mayores tasas de interés y un dólar más robusto, contribuyen a limitar la demanda por commodities, y especialmente por cobre.

No obstante, la depreciación de la moneda local contribuirá a mitigar el impacto de la caída en los precios de los minerales por cuanto se requerirán menos dólares para pagar los costos en pesos.

Sin embargo, tengo un moderado optimismo sobre el comportamiento de la economía mundial,  donde se espera que Europa consolide e incremente paulatinamente el crecimiento observado el año pasado, el que de acuerdo al FMI alcanzaría el 1.2%,  Estados Unidos, en tanto, impulsaría en forma relevante su economía en 2015 luego de un comportamiento  modesto el año pasado, el que llegaría a 3,6%, mientras que China disminuirá el ritmo de crecimiento observado en las últimas décadas, no obstante, se estima crezca en 6.8% y avance en su proceso de reformas, donde el mercado tomará un rol más determinante.

China que es el principal consumidor de commodites y especialmente de cobre, actualmente capta  prácticamente el 50% de la demanda mundial de este metal. China, debido a sus altos requerimientos de inversión en infraestructura inherentes a su etapa de desarrollo, es una nación altamente intensiva en el uso de este metal; esto, unido a su gran tamaño y su acelerado crecimiento, la ha transformado en el principal consumidor mundial del metal rojo.

Junto a lo anterior, un indicador relevante que avala mi moderado optimismo es el nivel de la demanda de cobre en el gigante asiático. En efecto,  en el periodo 2000-2013 la tasa anual de crecimiento en el consumo de cobre en China alcanzó a 13.3%, pasado de una demanda de 1.928.000 toneladas en el 2000 a 9.830.000 toneladas en el 2013. En un escenario en que la tasa de crecimiento del consumo en esa gran nación disminuyera drásticamente a menos de la mitad, digamos 5.5% anual, en el periodo 2013-2024, entonces China anualmente agregará a su consumo 715.000 toneladas, monto que es muy significativo y equivalente a la totalidad de la producción, por ejemplo, del grupo Antofagasta Minerals. Ello se explica fundamentalmente por la alta base de comparación.

Considerando por tanto los fundamentos del mercado y el comportamiento de la economía internacional, estimamos que el precio del cobre se situará en un rango entre US$2.8 y US$3.0 la libra.

Finalmente deseo expresar que esta caída en los precios de los minerales debiera ser transitoria y revertirse en el mediano plazo.

Post Author: Fabiola Garcia Sanders