2017 recuperación en el precio del cobre

Álvaro Merino Lacoste Gerente de Estudios de Sonami
Álvaro Merino Lacoste
Gerente de Estudios de Sonami

Después del triunfo del ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el precio del cobre ha tenido un positivo incremento en los mercados internacionales, que lo ha llevado a situarse por sobre los 260 centavos de dólar la libra. Considerando los fundamentos del mercado, se proyectaba a fines del 2016 un pequeño superávit; sin embargo, debido a la menor producción de Escondida en Chile, Grasberg en Indonesia y Cerro Verde en Perú, claramente el presente año se observará un déficit en el mercado del cobre.

Diversos análisis sitúan la cotización promedio para el metal rojo en el 2017 en torno a US$ 2,60 la libra. No obstante, como lo hemos señalado en varias ocasiones, dicha proyección tiene elementos de riesgo, ya sea al alza o a la baja, en el sentido que va a depender como sea el comportamiento de la economía mundial, particularmente de China como principal consumidor de cobre del mundo, que el año pasado registró un record de importaciones de cobre por un monto de 4,95 millones de toneladas.

El 2016 el gigante asiático creció un 6,7%, la cifra es la más baja de los últimos 26 años, pero dentro del rango fijado por el gobierno entre 6,5 y 7% y superior a lo que proyectaban muchos analistas a comienzos del 2016. Por cierto que el nivel de crecimiento alcanzado se explica en parte relevante por el estímulo del gobierno chino por fortalecer su economía a comienzos del 2016, a través de un mayor gasto público e incremento del crédito bancario. Si bien China tiene una posición económica más sólida que en el año 2015, enfrenta riesgos particularmente en lo relativo al enfriamiento del mercado inmobiliario y a la desaparición del impacto de las medidas de estímulo, que se deberían manifestar en el segundo semestre.

Adicionalmente, preocupa la salida de capitales de la gran nación asiática que se estima alcanzó a US$ 730.000 millones el año pasado, a lo que se agrega el alto nivel de endeudamiento. No obstante, debemos tener presente que en el pasado China se ha enfrentado a incertidumbres similares y al final siempre ha cumplido sus objetivos de crecimiento, que para el presente año están centradas en 6,5%. Tanto es así que el primer trimestre mostró un crecimiento mayor a lo esperado alcanzando un 6,9%, donde la inversión, las ventas minoristas, la producción fabril y las exportaciones aumentaron más de lo previsto. Asimismo, la tasa de desempleo cae bajo el 4% a fines del primer trimestre, una señal por cierto esperanzadora sobre la economía del gigante asiático. Junto a lo anterior, debemos tener presente que el politburó, principal organismo de decisiones del partido comunista chino, señaló hace poco tiempo que mantendrá una política fiscal proactiva y una política monetaria prudente.

También es relevante centrar la atención en Estados Unidos que es precisamente la primera economía del planeta, nación de la cual hemos conocido recientemente nuevos antecedentes que introducen alto nivel de volatilidad en el mercado.

Considero que hay que tener cautela y esperar a cómo se desarrollen los acontecimientos en el país del norte, en el sentido de ver cuáles serán las medidas que adoptará el nuevo gobierno de Estados Unidos, en política exterior, política comercial y aquellas destinadas a  dar un impulso relevante a la demanda interna.

Asimismo, debemos tener presente que todo indica que Estados Unidos incrementará el estímulo fiscal para dar un impulso más robusto a su economía. Ello, sin duda, generará presiones inflacionarias lo cual acelerará el proceso de normalización de tasas de interés por parte de la Reserva Federal, fortaleciendo el dólar y, en consecuencia, presionando la cotización de los commodities a la baja. En efecto, lo más probable es que en el año 2017 la tasa rectora de la FED se incremente en tres oportunidades.

Junto a lo anterior, también hay que tener a la vista que los riesgos geopolíticos se manifestaran con mayor fuerza que en el pasado, impactando por cierto el mercado de los commodities.

Para los años 2018 y 2019, desde el punto de vista de los fundamentos del mercado, se espera un periodo con crecientes déficits, lo que avizora precios del metal más elevados.

En síntesis, tendremos un año 2017 marcado por la volatilidad del precio del cobre en niveles superiores a los registrados en el 2016 que esperamos y confiamos  vayan paulatinamente incrementándose, de modo tal que debemos estar preparados para recibir en el 2018 y 2019 cotizaciones del cobre más atractivas.

CRECIMIENTO DE CHINA

CM 22 grafico merino 2

Autor entrada: cmineracdt